16 de abril de 2024

Adelanto de las elecciones en Cataluña evapora los presupuestos de 2024 en España

Enespanol24.com  La serie de sobresaltos políticos que están aderezando los poco más de tres meses del nuevo Gobierno del socialista Pedro Sánchez en España dejaron esta jornada el anuncio de unas nuevas elecciones, las que habrá en la región de Cataluña el 12 mayo.

El presidente regional catalán, el independentista Pere Aragonès, reaccionó este miércoles con esa convocatoria al rechazo en el Parlamento de Cataluña a los presupuestos autonómicos, y esas elecciones no solo van a condicionar la vida política catalana en los próximos meses, sino también la nacional.

Después de que el Gobierno español se esforzara para llegar a un acuerdo con Junts – formación independentista encabezada por el expresidente catalán, Carles Puigdemont- que permitiera dar continuidad a la tramitación parlamentaria de la amnistía para todos los implicados en el intento secesionista de 2017 en esa región española, Sánchez veía que se allanaba el camino para conseguir presupuestos para España otro año más.

Lo repetía una y una vez: “habrá amnistía y habrá presupuestos”. Sin que sus socios parlamentarios y especialmente el partido de Puigdemont le garantizaran que apoyarían las cuentas del Estado para 2024.

Optimismo y estabilidad al mismo tiempo. Pero una vez que la realidad ha hecho que se evaporen los presupuestos de 2024, el Gobierno español afirma que esa estabilidad no está en riesgo.

Es lo que aseguran después de que Sánchez haya decidido, horas después de que Aragonès anunciara la convocatoria electoral en Cataluña, renunciar a presentar y negociar el texto presupuestario para el presente ejercicio.

Poco antes, la vicepresidenta primera del Gobierno español, María Jesús Montero, había asumido que el adelanto electoral en Cataluña alteraba el tablero político, pero desde el Ejecutivo español apostillaban: “No es el fin del mundo” y recalcaban que otro eje de estabilidad de la legislatura como es la ley de amnistía verá la luz este jueves con su aprobación por parte del pleno del Congreso.

Elecciones en medio de la crispación

El anuncio de Aragonès llega en medio un crispado panorama político, con acusaciones cruzadas del conservador Partido Popular (PP), el principal en la oposición, al Gobierno por el conocido como “caso Koldo”, que implica en un supuesto caso de corrupción por la compra de material sanitario durante la pandemia al exministro socialista José Luis Ábalos.

También acusaciones de los socialistas hacia el PP, tras conocerse el presunto fraude fiscal de la pareja de la presidenta de la Comunidad de Madrid, la conservadora Isabel Díaz Ayuso.

La convocatoria electoral no hace atisbar que vaya a bajar el diapasón de ese enfrentamiento ya que cualquier contienda a las puertas de una cita con las urnas hace que todos se rearmen dialécticamente.

Una primavera plagada de elecciones

Y España no va a estar carente de comicios. Elecciones en abril en la región del País Vasco, catalanas al mes siguiente, llamada a las urnas para elegir al Parlamento Europeo en junio… una primavera plagada de papeletas.

Sus resultados se van a escudriñar buscando lecturas más allá de lo que realmente se juega en cada una de ellas, y si las encuestas no son propicias para los socios del Gobierno en algunas de ellas, los socialistas esperan que Cataluña les dé un respiro y que su candidato allí, Salvador Illa, tenga un papel muy protagonista el 12 de mayo.

A la espera de todo ello, España vivirá este año con unas cuentas del Estado prorrogadas. Los presupuestos nonatos de Cataluña han provocado que otros presupuestos, en este caso los nacionales, se hayan quedado en el limbo.