1 de marzo de 2024

Afrodita: Un símbolo de lujuria y deseo

Es la diosa del amor, la belleza y la fertilidad, aunque también se reconoce por los engaños hacia su esposo con Dioses y mortales

Foto de EFE

EnEspañol24.com.- Afrodita es la diosa del amor y la belleza, considerada una de las 12 deidades del Olimpo, y en la mitología romana es Venus. Según la explicación de Hesíodo en la Teogonía, su nombre obedece a que nació de la espuma, pues ‘apro’ significa ‘espuma. Ella surgió del mar, en las islas de Chipre, cuando los órganos sexuales de Urano, su padre, cayeron al mar cortados por Cronos.

Esta versión del nacimiento de Afrodita es una de las más célebres. Sin embargo, existen otras tradiciones que hablan de un origen diferente de su llegada al mundo. Según Homero, escritor de la “Iliada” y la “Odisea”, Afrodita era hija de Zeus y Dione, una divinidad que acabó por perder su importancia en el panteón griego, aunque pudo haber sido la compañera del padre de los dioses hasta que Hera tomó su lugar, pero también surge de las ondas del mar cerca de Chipre.

Como Afrodita Urania, es la protectora de las uniones legítimas, pero como Afrodita Pandemos es fomentadora del instinto sexual y su paso por la vida está rodeado de un sinfín de leyendas, primero se casó con Efesto, el divino cojo y Dios del Fuego, aunque siempre estuvo enamorada de Ares, el Dios de la Guerra, y engañaba a su esposo con éste.

Con Ares tuvo a Deimos (el Terror), Fobos (el Miedo) y Armonía. Posteriormente se unió a Hermes, teniendo a Hermafrodito, luego con Dionisos a Príapo, aunque también tuvo descendencia con algunos mortales, como Eneas, hijo de Afrodita con Anquises.

Otra de las narraciones mitológicas de los textos clásicos, recogida por Apuleyo en su novela “El Asno de Oro”, cuenta la historia del amor entre Eros y Psique, donde Afrodita cumple un papel secundario, pero no pasa sin distinción, pues sentía celos ante la belleza de una mujer mortal, por lo que ordenó a su hijo Eros que, con sus flechas obligara a Psique a enamorarse del hombre más repulsivo del planeta. Cuando este se disponía a cumplir con el encargo, se enamoró de la mortal, iniciando una relación con ella.

Pero Eros le había hecho prometer que todos sus encuentros se llevarán en secreto, pacto que desobedeció impulsada por la envidia de sus hermanas. Afrodita se enteró de la situación y le hizo a Psique pasar por tres pruebas mortalmente imposibles, entre ellas ingresar al inframundo para pedirle a Perséfone que compartiera su belleza con la Diosa, pero logró superarlas todas, logrando que Afrodita permitirá la relación de Eros con la mortal y Zeus hizo mortal a la joven, para que pudiera compartir la eternidad con Eros.

Adonis, desde su nacimiento, también está relacionado con Afrodita, los autores antiguos cuentan que Mirra, hija del Rey Chipre, afirmó que era tan bella como la Diosa, pero la furia de esta fue tal que la castigó por dicha insolencia, haciendo que sintiera una pasión desenfrenada y desbordada por su propio padre. Mirra, sabiendo que su progenitor habría de rechazarla se hizo pasar por una prostituta para estar con él, y en efecto así fue, pero quedó embarazada y su padre trató de matarla al enterarse de la traición.

Mirra le suplicó a los Dioses que la salvaran y estos atendieron su súplica convirtiéndola en un árbol que, de ahí en adelante, llevaría su nombre “El árbol de mirra”. Como su embarazo estaba tan avanzado, de la corteza salió un bebé que quedó depositado a los pies de la planta. Cuando Afrodita descubrió al bebé y lo adoptó, poniéndole el nombre de Adonis.

Afrodita, una Diosa con atributos inigualables y alabada por muchos

Afrodita es la diosa del amor, la lujuria, la belleza, la fertilidad, y todo lo relacionado al sexo, la pasión y la prostitución. También se le recuerda como la diosa que engañó a su esposo Hefestos con múltiples hombres y dioses, pues no tenía relaciones con su esposo por ser poco agraciado, recurriendo a otros hombres tanto dioses como mortales, satisfaciendo sus necesidades con cualquiera que llamara su atención.

La Diosa tenía ojos que cambiaban entre azul y verdes, que resaltaban su rostro, también tenía unos labios rojizos, una piel blanca y suave, al igual que sus manos, y le encantaba pintarse las uñas de azul. Su cabello era ondulado y rubio y su nariz fina y preciosa. En cuanto a su cuerpo, era delicado y pulido, con curvas definidas y casi siempre vestía con vestidos blancos y azules de sea, con un cinturón dorado.

Pese a que representaba los deseos carnales mas bajos y la lujuria, también se encargaba de proteger y fecundar los hogares, así como la protección de los matrimonios para que los hombres no les fueran infieles a sus esposas o no cayeran en tentaciones.

Fue una diosa muy alabada por numerosas personas que le ofrecían culto y ofrendas para la protección de los hogares y a las mujeres durante la labor de parto. Afrodita era muy caprichosa, pero también insurgente, pues siempre quería el bienestar para sus devotos.