1 de marzo de 2024

Asesinato de Samuel Muñiz, la homofobia se hace presente en España

Un día después del atroz asesinato del joven, sus conocidos impulsaron el “Justicia para Samuel” en las redes sociales.

Foto: Pixabay.

Cientos de manifestaciones se registraron en las calles españolas en repudio a los hechos violentos contra el joven

Cerca de la tres de la mañana del tres de julio, el joven Samuel Muñiz, sin saber que lo acechaba la muerte a manos de un grupo homofóbico, junto a una amiga salió de un local en el área de Riazor para tomar aire y hacer videollamada con otra amiga, pero un sujeto le pidió que dejaran de grabar, o por lo menos ese es el relato de la chica que acompañaba a la víctima.

Estos responden que no estaban grabando, sin embargo, el presunto victimario propino una serie de amenazas “para de grabar o te mato maricón”, a lo que Samuel responde “maricón de qué”, comentario que fue acompañado por el primer golpe. El sujeto desapareció y luego llega acompañado, en ese momento comienzan a golpear al joven que trata, en vano de escapar, hasta que cae al suelo.

Samuel fue trasladado al Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC), para darle atención médica, pero en el lugar se confirmó su muerte. Posteriormente la policía inicia las investigaciones y a tomar declaraciones de testigos sobre los hechos, además de la revisión de cámaras dispuestas en la zona.

“Maricón” fue lo último que escuchó Samuel, un joven auxiliar de enfermería de 24 años que fue asesinado por un grupo homófobo que lo condenó por una identidad de género distinta a la de ellos. La comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales (LGBTI) de España, se solidarizó y condenó el crimen perpetrado.

Un día después del atroz asesinato del joven, sus conocidos impulsaron el “Justicia para Samuel” en las redes sociales, donde pedían a quienes hubiesen sido testigos de los hechos, aportar sus testimonios para colaborar con la investigación y dar con los responsables de la muerte de Samuel.

Maxsoud Luiz, padre de Samuel, se acercó al lugar donde agredieron a su hijo y dejó un mensaje para agradecer el trabajo del 061 “por todo el esfuerzo realizado”, expresando que la familia atravesaba por un inmenso dolor “nos quitaron la única luz que iluminaba nuestra vida”.

Protestas en rechazo y justicia para Samuel

El asesinato de Samuel Luis Muñiz expuso la cara más cruel de la homofobia que sigue acechando a la comunidad, pese a la lucha y aceptación social que muestran las leyes de algunos países, pero también deja en evidencia la renuencia de los medios para hablar de crímenes de odio cometidos contra la comunidad LGBTI.

Miles de personas se movilizaron por las calles de España para exigir justicia, pero algunas de ellas terminaron en disturbios e intervención de la Policía Nacional. No obstante, se hicieron presentes gritos de amenaza hacia políticos, por su posición y declaraciones ante el asesinato del joven de 24 años.

Sin embargo, el padre de Samuel había pedido que no se mezclaran las luchas políticas en las manifestaciones por la muerte de su hijo, señalando que no quería que se convirtiera en símbolo de algo “Me gustaría pedir que quitemos banderas y políticos de la manifestación. No queremos que sea símbolo de nada, queremos respetar todas las opiniones y que recuerden a mi hijo como fue”.

Tres detenidos y una comunidad consternada

Tres personas fueron detenidas por la brutal agresión hacia Samuel que acabó con su vida trágicamente, dos hombres y una mujer entre 20 y 25 años de edad fueron puestos bajo supervisión, a la vez que continúan las investigaciones, se presume que otras personas estuvieron implicadas en el asesinato.

José Miñones, delegado del Gobierno en Galicia, afirmó que no se descarta nuevas detenciones con el pasar de los días, así como tampoco se deja a un lado ninguna línea de investigación sobre el móvil del asesinato y se mantiene “la homófoba” como una de ella, aunque precisó que es el juez quien determinará si existe delito de odio o no.

Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Junta de Galicia, reconoció sentirse consternado por el crimen, pero aclaró que no se atrevía a calificarlo como “problema de homofobia”, destacando que fue la irracionalidad la que dejó sin vida a Samuel, más allá de su inclinación sexual, a su juicio fue “una falta de sentido bestial para la que no hay ninguna explicación”.

“No me atrevo a tipificarlo como un problema de homofobia. Hay un problema de irracionalidad y de instinto asesino de quienes lo han matado. Buscar alguna explicación a un acto absolutamente irracional y a un asesinato, probablemente, no digo que esté mal, pero en este momento de consternación sin conocer exactamente cuáles son los detalles me parece una mera especulación”, sostuvo Núñez Feijóo, quien señaló que lo importante es detener a los responsables y que se haga justicia más allá de la inclinación sexual de la víctima.