16 de abril de 2024

Brasil supera las 1.000 muertes por dengue en lo que va de 2024 y se aproxima al récord

Enespanol24.com  Brasil registró en las trece primeras semanas del año 1.020 muertes por dengue, con lo que superó el millar de óbitos en poco más de tres meses y se aproxima al récord anual de víctimas en medio de una grave epidemia de la enfermedad, informó este miércoles el Ministerio de Salud.

El número de muertes por dengue en 2024 hasta el 3 de abril está próximo al contabilizado en todo 2023, cuando se registró un récord de 1.094 víctimas, y en todo 2022, el segundo año con mayor número de óbitos (1.053) por esta enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti.

Las muertes casi se triplicaron frente al mismo período del año pasado, ya que en el mismo periodo de 2023 fueron contabilizados 388 fallecimientos, sin contar las 1.531 muertes por sospecha de dengue registradas este año y que aún están en investigación.

En cuanto a las infecciones, el número saltó un 353,3 % frente a las trece primeras semanas de 2023, desde 589.294 casos hasta el récord 2,67 millones de casos probables en lo que va de 2024.

El Ministerio de Salud prevé que Brasil terminará este año con un récord de 4,2 millones de casos, pese a que la mayoría de los estados brasileños ya superó el momento pico de la enfermedad y comienza a registrar una desaceleración en los casos.

De los 27 estados de Brasil, en ocho hay una tendencia a la caída en el número de infecciones y en otros doce a la estabilidad.

Hasta el momento once estados ya declararon el estado de emergencia, incluyendo São Paulo, Minas Gerais y Río de Janeiro, en esa orden los más poblados del país.

La actual epidemia es atribuida a los efectos del fenómeno climático de El Niño, que elevó las temperaturas y aumentó las lluvias en todo el país, factores que contribuyen para la proliferación del Aedes aegypti.

En medio de la epidemia, Brasil se convirtió en febrero en el primer país del mundo en ofrecer la vacuna contra el dengue a través del sistema público de salud, aunque el bajo número de dosis a disposición ha limitado su aplicación solo a niños y adolescentes. EFE