Carmen Farala hizo historia al ganar por primera vez el ‘Drag Race España’

La española es la séptima versión de RuPaul’s Drag Race, tras Estados Unidos, Chile, Tailandia, Reino Unido, Países Bajos y Canadá.

Imagen: Pixabay.

El show español es una imitación del programa estadounidense de RuPaul

Carmen Farala, un personaje drag creado por Daniel Mora, se coronó como la ganadora de la primera edición de ‘Drag Race España’, tras superar a las finalistas Killer Queen y Sagittaria, en una ajustada competencia para elegir a la mejor superestrella del drag español.

El jurado, formado por por su presentadora, Supremme de Luxe, la diseñadora Ana Locking, Javier Calvo y Javier Ambrossi eligió a la sevillana de 31 años, quien nunca tuvo se situó en la cuerda floja del programa y fue en tres ocasiones la ganadora de la semana, es decir, un merecido triunfo para Farala en la primera edición del concurso.

Desde hace años Farala se presenta en diferentes escenarios, además tiene en YouTube el programa Las Hermana Farala, junto a Bárbara y Vera. Una ayuda que le permitió destacar durante los nueve episodios del evento creado por Atresplayer Premium, en una adaptación del show estadounidense RuPaul’s Drag Race.

Uno de los retos en los que quedó por encima de todas sus compañeras fue en el homenaje a la ícono trans, La Veneno, donde el requisito era crear y lucir un atuendo inspirado en ella. Superando semanalmente todas las pruebas que se le impusieron, especialmente la noche de las 1000 Rosalías y el makeover de jugadores de Rugby.

En la final, concursantes se roderaron de todas sus compañeras: Arantxa Castilla La Mancha, Dovima Nurmi, Drag Vulcano, Hugaceo Crujiente, Inti, Pupi Poisson y The Macarena, las primeras participantes del popular reality con 19 premios Emmy en sus 13 años de trayectoria.

Drag Race España, un éxito total

La producción de Atresmedia Televisión en colaboración con Buendía Estudios tras alcanzar un acuerdo en España con Passion Distribuition a favor de WOW (World of Wonder). Se ubicó en tendencia en la red social Twitter, incluso horas antes de su estreno, llegando a la primera posición durante su emisión, siendo datos extraordinarios para un contenido pago.

La española es la séptima versión de RuPaul’s Drag Race, tras Estados Unidos, Chile, Tailandia, Reino Unido, Países Bajos y Canadá. Esta presentación le permitió alcanzar una gran repercusión en redes sociales, acercándose a los 10 millones de impresiones y visualizaciones en las plataformas digitales, tan solo en su primera semana.

Las competidoras no dudaron en aprovechar el espacio para exponer historiar personales, además de abordar temas como el acoso escolar, la disforia de género y el racismo, siendo un boom en territorio español.