1 de marzo de 2024

Cartel de Medellín traficó coca desde Cuba con aprobación del Gobierno, dice excapo Lehder

Enespanol24.com El exnarcotraficante Carlos Lehder Rivas, uno de los fundadores del Cartel de Medellín, aseguró este lunes que ese grupo traficó cocaína desde Cuba, donde recibió la autorización del Gobierno isleño para operar una ruta de la droga en la década de los 80.

“Yo contraté con el Gobierno cubano, autorizado por Pablo (Escobar) y Gustavo (Gaviria), el primo de Pablo. Contraté abrir (una ruta en) Cuba para trasladar la cocaína hacia las Bahamas, entonces vi que el sistema no se podía negociar y le entregué (eso) a Pablo y a Gustavo”, afirmó Lehder en una entrevista con la emisora W Radio.

El excapo, que vive en Alemania desde 2020 tras cumplir una larga condena en cárceles de Estados Unidos por narcotráfico, reveló que él fue “invitado a Cuba por el Gobierno”.

“No voy a especular o a decir que sin el permiso de los dictadores yo hubiese podido ingresar a Cuba en mi propio avión (…) Entonces, matemáticamente, sin el permiso y sin la venia de Fidel Castro mismo, yo no hubiera podido ingresar allá”, resaltó Lehder, quien acaba de publicar un libro titulado ´Vida y muerte del Cartel de Medellín’.

Lehder relató que Escobar le dio instrucciones de presentarse ante los hermanos Castro para buscar traficar drogas desde la isla hacia Bahamas, para luego llevarla a EE.UU., pero recalcó que se bajó de ese negocio.

“Años después me enteré que Pablo había hecho enormes negocios con la dictadura cubana (…) Lo cual terminó en una catástrofe, porque ellos no sabían traficar y empezaron a traficar en lanchas directamente desde Varadero a las costas de la Florida”, añadió el exnarcotraficante.

Lehder Rivas fue uno de los socios de Escobar, capo del Cartel de Medellín, y organizaba con una flotilla de aviones el transporte de cocaína de Colombia a Miami (EE.UU.).

El antiguo capo fue capturado por la Policía el 4 de febrero de 1987 en una finca en Guarne, en el departamento de Antioquia (noroeste), junto a trece de sus escoltas, y el mismo día fue extraditado a Estados Unidos, con lo cual fue el primer capo en correr esa suerte.

En ese sentido dijo hoy que con 74 años valora los “casi cuatro de libertad en Alemania”, en los que ha hecho sus “tareas” y vive “inmensamente tranquilo”.

“Le aseguro a su persona, a mi familia y a mis compatriotas de que estos cuatros años sin crimen, sin delito, sin ser perseguido, han sido los cuatro años más felices de mi vida”, concluyó. EFE