Cirugía plástica: Una decisión que aumenta la autoestima, pero debe tomarse con precaución

Estos procedimientos pueden tener una gran influencia en cada una de las personas, llegando a volverlas adictas a ellos si no cuentan con la fuerza mental adecuada

Foto de AFP

EnEspañol24.com.- La cirugía plástica tiene como fin embellecer la apariencia de las mujeres, corregir algún desperfecto que ellas consideren tener en su cuerpo, sea objetiva o subjetivamente, además de subirle la autoestima a las féminas y estar más seguras de sí mismas.

Esto también va de la mano con la presión social a la que pueden estar sometidas con relación a su aspecto físico, pensando que cuando se ven mejor a sí mismas podrán acaparar mas miradas, teniendo un plus que las ayudará con el concepto positivo que tengan hacia ella, es decir, el resultado de la cirugía estética, o el propósito para someterse a estos procedimientos es, sin duda alguna, verse mejor de manera exterior.

Con el paso de los años, la gravedad también influye en el cuerpo, haciendo que algunas zonas ya no tengan la misma dureza y firmeza que tiempo atrás, específicamente durante la juventud, lo que implica que la cirugía plástica sea una opción para mantener el atractivo por tiempo prolongado y es aquí donde puede surgir uno de los aspectos adversos con relación a esta decisión.

Llega un problema cuando someterse a procedimientos quirúrgicos se vuelve obsesión, llegando a transformarse completamente y perdiendo la armonía de sus cuerpos, en algunos casos abusan de ella solo para parecerse a personajes a los que admiran. En este punto, es fundamental la ética de los profesionales en esta materia quienes, deben tener la capacidad de detectar dichas obsesiones, para ayudar a las pacientes a ponerle fin, haciendo que la persona esté consiente de lo que hacer y las consecuencias, positivas o negativas, que esto conlleva.

Es fundamental que el cirujano plástico tenga entre sus objetivos buscar el mejor resultado físico y para ello, debe conocer y estar familiarizado con las diferentes técnicas que se puedan emplear, de acuerdo con los requerimientos y estética del paciente, principalmente cuando el fin es únicamente estético.

Entre los casos más comunes por los que algunos pacientes deciden someterse a cirugía plástica, además del paso del tiempo, se destacan:

  • Cirugía reconstructiva: Ayuda a la mejora de la apariencia física, como en los casos de cáncer de mama, alguna mal formación o accidentes que haya padecido la persona, que no permita a la paciente estar a gusto con su cuerpo. Esta va ligada también con aspectos psicológicos, pues ayuda a aceptarse y estar bien consigo mismas.
  • Cirugía plástica estética: Gracias a la evolución y desarrollo constante de la sociedad, en algunos aspectos de la vida, muchas personas recurren a la cirugía plástica como una herramienta para encajar con los parámetros sociales establecidos, principalmente los relacionados con la belleza.

En la última década, la principal población que se realiza una cirugía estética es la femenina, con el fin de perfeccionar las partes del cuerpo que, quizás no se puede lograr con ejercicio o dieta. No obstante, existen algunos procedimientos específicos a los que las mujeres suelen recurrir.

Cirugía plástica mejora la salud física y mental

La cirugía plástica puede tener muchos beneficios psicológicos, más allá de cambiar la apariencia física, ayuda a elevar la autoestima, seguridad o amor propio. Sin embargo, es prudente evaluar cuidadosamente esta decisión.

Existen diferentes razones por la que millones de personas se someten a estas intervenciones, pero sin duda alguna y comprobado científicamente, la primordial es sentirse mejor consigo mismas. Incluso, estudios han revelado que las personas con alta autoestima son más seguras y tiene un mejor y más positivo desempeño en la parte laboral, sentimental y familiar, una situación a la que puede llevar o ayudar la cirugía plástica.

Incluso, algunos especialistas describen la cirugía plástica como una “cirugía psicológica” pues tiene repercusiones en el estado emocional. Un estudio realizado por la Universidad de Florida, en Estados Unidos, la mayoría de los casos la autoestima de las personas que se someten a una intervención estética gracias a los beneficios psicológicos que producen.

Los pacientes que se someten a una cirugía estética tienden a mejorar sus hábitos alimenticios y a llevar una vida más saludable, en lo que a ejercicios se refiere, pues se sienten motivados a mantener los resultados de la cirugía.

Sumado a ello, se puede observar con cierta prominencia que las personas que fueron sometidas a una cirugía plástica reducen su ansiedad en situaciones sociales gracias a la autoconfianza que les genera su nueva apariencia, pues las mejoras en el físico son sinónimo de aumento de autoestima y confianza, que les permitirá aventurarse a conocer gente nueva, lugares y estar abiertos a otras actividades sociales que antes los limitaban.

Además, una gran cantidad de mujeres ha revelado que su vida sexual ha mejorado luego de una cirugía plástica, porque se sienten más seguras y atractivas. Sin embargo, vale la pena recalcar que estas mejoras varían dependiendo de cada individuo, y una operación estética no será la solución si existe un problema psicológico grave.