1 de marzo de 2024

Clismafilia, una de las parafilias considerada peligrosa para quien la practica

Las personas que padecen de clismafilia no logran llegar al orgasmo mediante prácticas comunes.

Foto: Pixabay.

Mujeres y hombres pueden presentarla, pero no suele afectar las relaciones de pareja

La clismafilia, considerada una de las parafilias más extravagantes y curiosas, consiste en obtener placer sexual mediante perillas, cánulas u otro tipo de objetos de estimulación sexual anal, a la hora del sexo o mientras se está en el juego erótico.

El término se fue usado por primera vez por la Dra. Joanne Denko en medio de las primeras investigaciones de esta parafilia, donde describe en su publicación las actividades de algunos de sus pacientes. La clismafilia es practicada tanto por hombres como mujeres, es decir, que el sexo no es un condicionante.

Es una parafilia que consiste donde se colocan hace uso de enemas mientras se realizan juegos sexuales. Las personas que la padecen no logran obtener placer sexual a través de una relación sexual común, siendo necesaria la introducción de objetos en la zona anal.

Su práctica puede estar acompañada de cierto peligro debido a sus consecuencias, las personas que padecen de clismafilia no logran llegar al orgasmo mediante prácticas comunes y, en los casos más extremos, suelen fingir ante los médicos para recibir los enemas, también se presentan situaciones en las que se autolesionan intentando usar un objeto similar.

Las personas clismafílicas pueden sentir placer con la sensación de presión dentro del colon, quienes la practican describen que recibieron una sensación placentera cuando les aplicaron un enema por primera vez, bien sea en la niñez o durante la adolescencia.

El peligro de la clismafilia reside en que introducir a presión un líquido en una zona tan sensible del organismo como es el recto generará consecuencias nada positivas para el que lo recibe. Debido a que no es una parafilia común, por el momento no existe tratamiento, así que para evitar problemas se hace mención a los cuidados que se deben tener y su el uso adecuado de los enemas.

El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales clasifica la clismafilia bajo el código 302.9 Paraphilias, Not Otherwise Specified, pese a ser una parafilia rara o poco conocida, se han presentado diferentes casos de la misma.

Más allá de sus referencias, con esta parafilia no existen riesgos a la salud mental pues mientras las partes implicadas estén de acuerdo, pues se han de tener en cuenta que en las relaciones y fantasías sexuales de adultos sanos es natural que exista cierto grado de variedad, siempre que se respete la seguridad, salud y bienestar de ambos.

Es importante recordar que las parafilias, en la mayoría de los casos, son patrones de comportamientos que acompañarán a las personas de por vida, mientras que en otros puede ser transitorias.