Conoce los restos fósiles del bosque más antiguo del planeta Tierra

Los investigadores lograron distinguir al menos dos tipos de árboles extintos: las Archaeopteris y Cladoxilopsidos

Imagen de BBC

EnEspañol24.com- Hace 400 millones de años aparecieron las primeras especies de árboles sobre la faz de la Tierra, en el período de tiempo denominado como el Devónico Medio. Desde entonces existen unos 100.000 tipos diferentes en la actualidad.

Hoy en día es común ver cualquier clase de árbol, hasta en las ciudades más cubiertas de concreto. Pero hace millones de años se trataba de una nueva planta que tímidamente aparecía en los bosques del Devónico.

Es así como hace dos años un grupo de investigadores, de Reino Unido y Estados Unidos, hallaron los vestigios fósiles de un bosque de 386 millones de años en el estado de Nueva York, considerado como el más antiguo hasta ahora conocido.

Los fósiles arbóreos están en las inmediaciones de la ciudad de Cairo, condado de Greene, en una localidad que hasta la fecha resaltaba por sus amplios espacios verdes y una reserva boscosa de esparcimiento en las montañas Catskill.

Según el estudio publicado en la revista Current Biology, los bosques de Cairo y la vecina localidad de Gilboa formaban parte de una masa de árboles extendida entre los actuales estados de Nueva York y Pensilvania. Así lo reseñó el catedrático de la Universidad estadounidense de Binghamton, William Stein.

En el territorio de Cairo se cartografiaron más de tres kilómetros cuadrados de raíces fosilizadas, lo que permitió visualizar las capas inferiores del terreno.

Los investigadores lograron distinguir al menos dos tipos de árboles extintos: las Archaeopteris y cladoxilopsidos. La primera especie se parecía a una conífera con tronco leñoso y ramas con hojas verdes aplastadas; mientras que la segunda tenía un aspecto similar a los helechos arborescentes.

Bosques Devónicos

El origen de estos bosques se ubica entre 393 a 383 millones de años, “fue un punto de inflexión en la historia de la Tierra, que marcó cambios permanentes en la ecología terrestre, los ciclos geoquímicos, los niveles de CO2 atmosférico y el clima”, explica el estudio.

El ambiente en Cairo probablemente fue más seco entre periodos. Junto con un “único sistema de raíces enigmático” que perteneció a un “licopsido rizomórfico” muy temprano.

“Vemos sistemas de raíces espectacularmente extensos aquí asignados al grupo lignophyte que contiene el género Archaeopteris. Este grupo parece fundamental para la historia evolutiva posterior de los bosques, debido a la posesión de múltiples características avanzadas y la probable relación con las plantas de semillas dominantes posteriormente”, explica la investigación.

“Aquí mostramos que Archaeopteris tenía un sistema de raíces muy avanzado, esencialmente comparable a las plantas de semillas modernas. Esto sugiere un papel ecológico único para el grupo que implica una utilización de recursos y energía muy expandida, con la consiguiente influencia en los procesos globales mayor de lo esperado por el tamaño del árbol o la profundidad de las raíces solamente”, culmina el profesor William Stein en su introducción.

Importancia

El hallazgo de la cantera fósil arbórea en Cairo indicó a los científicos que las raíces de los primeros árboles tenían una mayor complejidad y extensión, en comparación con las plantas terrestres contemporáneas.

La cantidad y tamaño de las hojas fosilizadas sugieren que estas especies tenían un área mayor de captación fotosintética, “mucho mayor por unidad de biomasa en comparación con las plantas contemporáneas”.

Todo ello demostró un salto cuantitativo en la capacidad fisiológica de estos árboles, que involucra tasas de captura de energía y utilización de recursos locales, para su permanencia sobre la Tierra y la posterior evolución de plantas con reproducción a través de semillas.

Referencias