Conoce por qué debes ver ‘Ciudadano Kane’ antes de morir

Dirigida por la sin igual figura del cine y la radio de la década de los 30, Orson Welles, y con guion original del escritor Herman J. Mankiewicz

Foto de EFE

EnEspañol24.com- En la historia de la cinematografía hollywoodense la película ‘Ciudadano Kane’ es considerada como el mejor filme del mundo, el cual incluyó novedades en la narrativa y puesta en escena que hoy en día, a 80 años de su estreno, todavía se estudian por los grandes directores.

Dirigida por la sin igual figura del cine y la radio de la década de los 30, Orson Welles, y con guion original del escritor Herman J. Mankiewicz; fue una película incapaz de recoger la inversión de su producción y calificada prematuramente como una “bomba de taquilla”. Aunque el tiempo y la crítica de los medios especializados la fueron colocando en el sitial de honor del que ninguna otra cinta ha logrado destronar.

La razón de la poca asistencia del público fue que la trama de Ciudadano Kane giraba en torno al magnate de la prensa estadounidense William Randolph Hearst, que por aquel momento usó a sus contactos dentro del mundo publicitario y la comercialización para vetar los estrenos del desaparecido estudio RKO Pictures, encargado de distribuir la pieza audiovisual. Pese a todo pronóstico, la cinta fue merecedora de un Oscar de la Academia al mejor guion original.

Reivindicación

Al superar el ambiente de la Segunda Guerra Mundial predominante en todo el mundo durante la década de los 40, pasaron 15 años para que RKO cediera los derechos a la televisión, por lo que el filme tuvo un reestreno en algunos cines de Nueva York y California.

De inmediato, las críticas positivas y los artículos reivindicativos de la obra maestra de Welles llovieron en la mayoría de los grandes diarios norteamericanos; y una vez llegó a Europa, causó furor entre los espectadores británicos y franceses. Pero ¿qué hace tan especial la denominado opera prima de Welles y la última de Mankiewicz?

Análisis

La estructura dramática del guion de Mankiewicz supuso para la época una revolución en cómo contar una historia tan compleja como la de Ciudadano Kane, que inicia en la clasificación de terror gótico, discurre a un drama autobiográfico, salta en el tiempo como un documental y se desenvuelve como una película de detectives que intentan descifrar la última palabra del protagonista: Rosebud.

El filme centra la historia en la vida de Charles Foster Kane (protagonizado por Welles), un magnate de la prensa que con riquezas e influencias casi infinitas jamás logra alcanzar el amor de su vida y el cargo político que tanto ansió.

La obra está contada como los relatos de la Biblia, con la visión de múltiples narradores desde diferentes perspectivas y saltos en el tiempo. Estos, a su vez, tienen diálogos memorables que trascendieron las épocas.

Técnica cinematográfica

Ciudadano Kane es tal vez la más influyente de todas las películas en la historia del cine por sus innovaciones técnicas. El director de fotografía, Gregg Toland, consiguió una imagen nítida en los planos con profundidad de campo.

Durante sus 114 minutos es una lección completa de enfoque profundo y retroproyección, primeros planos extremos y diálogos superpuestos. Antes del filme, la luz se utilizaba solo para eliminar las sombras en los primeros planos, pero en Ciudadano Kane forma parte del discurso audiovisual y de la tensión de las escenas.

La película es una cátedra para los estudiantes de cine a nivel mundial, incluso famosos directores se inspiraron en su narrativa para sus propias películas. Pero la única manera de comprobarlo es preparar unos snacks y dedicar una tarde de domingo para degustar visualmente la obra maestra de Ciudadano Kane.

Referencias