¿Cuál es la mejor época del año para visitar a Europa?

Para algunos el verano boreal es el momento ideal para unas vacaciones europeas, aunque estas fechas tienen muchos contras para el disfrute completo

EnEspañol24.com- Para los amantes de la cultura, la vida nocturna, y las metrópolis centenarias con historias en cada esquina que se recorra, Europa es el mejor destino para visitar en vacaciones. Palacios, campos, museos, arquitectura, monumentos, historia viva, emoción y algo de nostalgia, son los elementos perfectos que se entrecruzan al pensar en el viejo continente como destino.

Al tomar la decisión de ir a Europa surge la dicotomía de cuál es la mejor época del año para hacerlo. Sin duda en el verano boreal se puede aprovechar de más días soleados con un clima inmejorable, aunque es la fecha cuando la mayoría de las personas aprovechan para hacer turismo, por lo que los lugares y sitios históricos estarán abarrotados y los servicios de hospedaje estarán colmados casi sin fechas para el alojamiento. Además, las aerolíneas y hoteles se aprovechan de la temporada alta y suben un poco los precios.

Viajar otoño y primavera

Los viajeros expertos saben que la primavera y el otoño son las temporadas intermedias para disfrutar de cualquier lugar en Europa. Es cuando el clima tiene temperaturas ni muy frías ni muy calientes. Además, son las épocas más baratas para viajar. La primavera va desde mediados de marzo, hasta mediados de junio, mientras que el otoño, está comprendido entre mediados de septiembre y mediados de diciembre.

Los vuelos son más económicos porque no hay una demanda grande de viajeros. En relación al alojamiento, también hay precios más accesibles, así como ofertas por viajes con toda la familia. Otra de las ventajas, es que las temperaturas no tocan los extremos, mientras el paisaje natural es verde y muy vivido durante la primavera; o sepias con algunos cielos grises y vientos muy frescos para otoño. Cual sea, durante el día habrá buen clima.

En el caso de las visitas a lugares como museos o recorridos históricos, no habrá calles tan llenas de personas. Tampoco largas filas en los puntos turísticos, porque se trata de la temporada baja en Europa.

Pero no todo es color de rosas, ya que en varios países hay zonas que durante la primavera cae un poco de lluvia, por lo que es necesario visitar algunas páginas que prevén el clima para saber cómo serán los temporales en el destino a recorrer. Unas de ellas son: AccuWeather y Wheather Spark.

Viajar en invierno

Es una época en la que se encontrará tranquilidad en las ciudades, sin el atosigamiento de turistas en cada esquina que se visite. Incluso, la mayoría de las atracciones o sitios históricos estarán con poca o ninguna afluencia. Esto permitirá conseguir mejores ofertas en alojamiento y mejores precios en boletos aéreos. En lo general los precios en la mayoría de los lugares estarán por debajo a cualquier temporada.

Si la intención es ir de compras, entre enero y febrero son los mejores días para aprovechar las rebajas de invierno. Normalmente inician el 6 de enero y duran hasta los primeros días de marzo.

Según el gusto de los viajeros y de lo que deseen ver o disfrutar, el invierno deja las mejores nevadas en los picos alpinos. Donde están las mejores opciones para practicar deportes de esquí. Los paisajes de Navidad son los que predominan durante estos meses fríos.

Si la decisión final es visitar Europa en invierno, lo primero que deben pensar los viajeros es incluir muchos abrigos, sobre todo si provienen de países tropicales. Dependiendo del país, las temperaturas suelen ser cerca de 0°C y mientras más al norte hay casos extremos de -20°C.  Además, durante esta época los días son más cortos por lo que los planes bajo la luz del sol serán más apresurados.

Destinos sugeridos

 El sur de Francia; centro y sur de España, Italia, Grecia, Croacia y Portugal. Hace frío, pero con abrigos se tolera bien.

Viajar en Verano

Los días serán más largos, extendiendo dos o tres horas más las actividades recreativas. Lo que podría significar el aprovechar al máximo cada día de las vacaciones. Además, la actividad comercial es más profusa.

Los equipajes serán livianos porque el clima permite andar con pocas prendas de vestir. No existe la necesidad de abrigarse. Para muchos el verano es la mejor temporada para viajar a Europa. El mes predilecto para hacerlo es junio, porque las temperaturas no serán extremas y las playas tendrán la menor afluencia de turistas.

Lo negativo será la cantidad de personas que abarrotan la mayoría de los lugares, largas filas para visitar museos y sitios históricos y algunos operadores de servicios turísticos se aprovecharán para aumentar un poco más los costos. Se recomienda hacer las reservas en hoteles con bastante anticipación.

Para quienes no son amantes del calor deben tomar las previsiones, ya que en algunos casos las temperaturas suben más de 30°C, lo que podría causar deshidratación y algunos problemas en la piel.

Destinos sugeridos

Por sus playas el sur de Francia y de España, sobre todo las islas Baleares, en Italia la isla de Sicilia, Islas de Grecia y Croacia.

Otros destinos ideales para visitar durante el verano, son los países del norte de Europa: Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia, porque durante esta época tendrán temperaturas agradables y días más largos.

Referencias