Cuarenta años después, Colombia recuerda la apoteosis del Nobel de Gabo

Enespanol24.com- Hace 40 años, en el frío diciembre de 1982, Gabriel García Márquez recibía en Estocolmo el Premio Nobel de Literatura, un reconocimiento a su genialidad para plasmar en novelas a “todo un continente”, recuerda el escritor colombiano Gonzalo Mallarino Flórez, que fue testigo de ese momento histórico.

Fueron tres días de actividades de la Semana Nobel que incluyeron el célebre discurso de aceptación del premio, titulado “La soledad de América Latina”, en el que García Márquez vuelve a poner a la región en lo más alto de las letras universales, como ya lo habían hecho antes Gabriela Mistral, Miguel Ángel Asturias y Pablo Neruda.

“El discurso de Gabo, que es precioso y es tremendamente político, es un discurso en el que se exige respeto por la autonomía de América Latina, por su esfuerzo en salir en busca de su destino histórico con todos los males y las cosas que habían sufrido del primer mundo y de las grandes potencias. Es inmensamente bello y lleno de realismo mágico”, dice Mallarino en una entrevista con EFE.

Mallarino señala que el Viejo Mundo vio la “nueva América Latina” en la intervención del escritor colombiano, que se había exiliado en México recientemente por su ideología política de izquierda, que era amigo de Fidel Castro y que para ese entonces ya estaba comprometido con la causa de la paz del país.

“El pedido de América Latina de que no nos golpearán más, de que no nos saquearan más, de que no intervinieran más (…) Ese es el sentido que tiene todo eso”, añade sobre esa intervención ante la Academia Sueca.

ESCRITOR UNIVERSAL

Para ese entonces, García Márquez ya era un escritor consagrado por el realismo mágico de sus novelas, comenzando por “Cien años de soledad”, publicada por primera vez en 1967 y que para 1982 ya había sido traducida a decenas de lenguas y aclamada en todo el planeta.

“El Nobel no hizo universal a Gabo; Gabo era universal antes del Nobel”, afirmó el escritor nicaragüense Sergio Ramírez al intervenir en octubre pasado en Bogotá en el Festival Gabo, que estuvo dedicado a los 40 años del galardón.

Y es que García Márquez supo darle a historias locales que le contaba su abuela en Aracataca un toque universal por su forma de escribir y su “castellano de inmensa belleza y también de gran precisión”, en palabras de Mallarino.

“Por eso pudo pintar a los hombres y a las mujeres de todo un continente. ‘Cien años de soledad’ es la novela de América Latina y del Caribe, de todo un continente (…) García Márquez nos ha dibujado un poco a todos, es de una importancia universal e histórica”, afirma.

VIAJE A ESTOCOLMO

Gonzalo Mallarino y su padre, del mismo nombre y amigo de Gabo desde la juventud, fueron invitados por el nobel a integrar la comitiva que lo acompañó a la capital sueca a recibir el premio en el invierno de 1982, recuerdo plasmado en su libro “El día que Gabo ganó el Nobel” (Planeta), en el que cuenta el contexto político de Colombia en ese entonces y anécdotas de aquella experiencia.

Mallarino recuerda “con intensa emoción” esa expedición que desembarcó en Estocolmo con más de 120 personas entre músicos de vallenato y otros ritmos colombianos, cantantes y bailarines de distintas regiones del país para asombro de la sociedad sueca.

“Fue un acto un poco desmesurado pero sobre todo cándido, noble, decente, bello”, dice, y explica que el presidente de la época, Belisario Betancur, amante de la cultura, quiso que fuera “una cosa monumental, una celebración inmensa de todo el país”.

Con ese fin embarcaron en un avión de Avianca, entre otros, el compositor Rafael Escalona, también amigo del nobel; el conjunto de los hermanos Poncho y Emiliano Zuleta; Totó la Momposina y Leonor González Mina, “La Negra Grande de Colombia”, para un viaje de 22 horas a Estocolmo, con escalas en Puerto Rico y Madrid que fue toda una fiesta.

“El presidente Betancur mandó una muestra del Museo de Oro y eso los dejó flipando (a los suecos), y mandó una muestra de arte contemporáneo, de pintura nuestra, de (Alejandro) Obregón, (Fernando) Botero, (Eduardo) Ramírez Villamizar”, evoca con emoción.

La presentación tuvo lugar en el banquete real, “en el cuál, por las inmensas escaleras bajan las ciento y pico de mujeres con las faldas cumbiamberas y los acordeones y la música. Sí, ahí ocurre esa cosa tan especial en que, ante el pasmo y el asombro de todo el mundo, la reina Silvia de Suecia empieza a aplaudir. Es una vaina de una belleza inconmensurable”, agrega.

Para Mallarino, el Nobel a García Márquez cambió la manera como el mundo veía la literatura latinoamericana, que “se volvió una cosa que interesaba a los europeos, a los estadounidenses y a los asiáticos”.

“Después dejarían de interesar (estos autores) y se impondrían otras cosas, pero durante muchos años, un par de décadas por lo menos, América Latina era como el reservorio de lo vital, de la candidez, de la fuerza, sí de la poesía misma frente a esa novela europea tan dura”, concluye el escritor.