Fanáticos de Freddie Mercury le rinden homenaje a 30 años de su muerte

El 23 de noviembre de 1991 Freddie Mercury difundía en un comunicado que era seropositivo, un día después falleció en su hogar de South Kensington.

EFE/Sergio Lainz

EnEspañol24.com-  Apenas 24 horas después de anunciar que era seropositivo, la vida de Freddie Mercury, uno de los más grandes vocalistas de la historia del rock, se apagó ante el estupor de una humanidad que empezaba a conocer los efectos devastadores del sida.

Este miércoles, treinta años después de su muerte, numerosos fans le rindieron homenaje ante la que fue su casa en Londres. Corría 1991 y el fantasma del sida ya había salido de los círculos marginales para convertirse en una enfermedad que atacaba también a ricos y famosos.

El 7 de noviembre, el legendario baloncestista Magic Johnson, uno de los personajes públicos más populares en la década de los 80, reveló en una rueda de prensa de que era portador del VIH. Poco más de dos semanas después, el 23 de ese mismo mes, Farrokh Bulsara, más conocido por su nombre artístico Freddie Mercury, difundía un comunicado a través de su agente.

“Tras las enormes conjeturas en la prensa durante las dos últimas semanas, deseo confirmar que he dado positivo en VIH y que tengo sida”, anunció el cantante, pidiendo respeto a su vida privada. Solo un día más tarde falleció, a los 45 años, en su casa de Logan Place, en el acomodado barrio londinense de South Kensington.

Por allí delante desfilaron este miércoles decenas de admiradores del cantante de Queen. “Mi regalo de cumpleaños es venir a la casa de mi Freddie”, dijo a Efe la mexicana afincada en la ciudad española de Getafe (Madrid) Sonia Olvera Villanueva.

Para esta mujer, que se convirtió en seguidora del vocalista a raíz de la película “Bohemian Rhapsody”, visitar la última morada de Mercury es el “sueño” y la “ilusión” de su vida.

“Vine con mi hija, que me ha acompañado desde Getafe. Soy enfermera, trabajo de noche e hice cambios para poder venir aquí, estoy que no me lo puedo creer. Desde que estaba en la esquina he llorado de emoción, he gritado, me duele la cabeza y no me puedo creer que esté aquí, en la casa de Freddie Mercury”, dijo Olvera.

Al igual que ella, el goteo de seguidores de Queen no cesó a lo largo del día. Venidos de Birmingham, del extranjero, de la propia capital británica, los presentes dejaron sus recuerdos en forma de fotos, flores o carteles.

EFE.