Cunnilingus para satisfacer a las mujeres más allá de la penetración

Un estudio sugiere que 80% de las mujeres pueden alcanzar el orgasmo con el sexo oral

Foto: Pixabay.

Para realizar una estimulación adecuada del clítoris y los genitales femeninos, se deben conocer ciertos tips o consejos para el disfrute de la pareja

El sexo oral es una práctica que estimula los órganos masculinos y femeninos, en la primera se llama felación, mientras que la segunda se describe como cunnilingus, la cual se hace con la boca, labios y lengua, con el objetivo de ofrecer placer sexual a la pareja.

Sin embargo, no a todos les gusta dar o recibir sexo oral. A algunos les gusta darlo más no recibirlo, cualquiera de estas maneras no es mal vista o incorrecta, pero son parte del juego previo para aumentar la excitación de la pareja sin limitarse a solo el coito.

En el caso del cunnilingus este consiste en lamer, morder, chupar y frotar con diversos grados de intensidad, con la boca, lengua e incluso labios y dientes el clítoris, y labios para darle placer a la mujer. En algunas ocasiones se puede practicar la penetración simultáneamente con el sexo oral.

Además del cunnilingus, hay una práctica que deriva de esta, denominada humming, esta se basa en realizar un sonido gutural con la garganta, produciendo un cosquilleo en la mucosa genital femenina que puede aumentar el placer gracias a todas las terminaciones nerviosas que se encuentran en esa zona.

Esta práctica guarda relación con la cultura china, pues la emperatriz Wu Zetian, que estuvo frente al poder entre el año 690 y el 705 d. C. estableció una normativa para que, en su reinado, todos los dignatarios que fuesen a visitaron, le rindieran por medio de la práctica del cunnilingus. En sintonía, el taoísmo chino veneraba esta práctica, al considerar que la pérdida de secreciones vaginales y el semen iban en contra de la inmortalidad, la meta del taoísmo, mientras que el cunnilingus permitía la conservación de estos líquidos y, con ello, aumentaban el ch’i, conocido como el aliento original.

Sin embargo, en el caso de Roma no era bien visto, considerando el cunnilingus como una práctica o un acto sucio que denigraba y colocaba al hombre en el más bajo escalón social. Aquel que estuviese acusado o estuviese bajo la sospecha de hacer cunnilingus, era calificado de infame posicionándolo al mismo estatus de las prostitutas, quitándoles el derecho de votar o representarse a sí mismos ante la ley.

Actualmente se puede considerar el cunnilingus como un proceso que evolucionó y la sociedad lo fue aceptando con el para de los tiempos, resultando un progreso satisfactorio para el placer femenino, por ello, para llevarlo a cabo es necesario conocer algunos tips, para no incomodar o causar dolor a la mujer.

  • El tiempo: Un factor fundamental es hacerlo sin prisas, para cada persona hay un ritmo distinto que se debe conocer, incluso en algunos casos hay muchas mujeres que necesitan estímulos adicionales, intensos y duraderos para alcanzar el clímax.
  • Los dientes ¡Cuidado!: Hay que saber realizar el cunnilingus con delicadeza pues esta resulta ser una zona muy sensible, sexólogos recomiendan no hacer movimientos bruscos, porque en vez de generar placer pueden causar incomodidad o dolor.
  • No solo es el clítoris: Pese a que es el órgano principal para que una mujer alcance el orgasmo, o con el que mayor facilidad llega al clímax, se recomienda estimularlo con movimientos circulares y sin monotonía, además, se aconseja besar y lamer otras partes como los labios de la vulva.

Un estudio sugiere que 80% de las mujeres pueden alcanzar el orgasmo con el sexo oral, a diferencia que con la penetración, con la que solo logran el clímax 25%. Para que un cunnilingus sea perfecto es fundamental el tiempo y la dedicación, con un comienzo lento e ir aumentando la velocidad a medida que se avanza.