Delincuencia femenina, sin tratamiento adecuado por ser considerado poco trascendental

Como en el caso de los hombres, las mujeres criminales crecen en entornos rodeados de violencia, droga y alcohol, con padres ausentes

Foto de Pixabay

Como en el caso de los hombres, las mujeres criminales crecen en entornos rodeados de violencia, droga y alcohol, con padres ausentes

EnEspañol24.com.- La investigación en torno a la mujer delincuente casi siempre se ha mantenido en segundo plano, y puede estar relacionada con diversos factores, entre ellos la incidencia, el rol social, o el descuido, pues generalmente se ha considerado que los sucesos que rodean a la mujer pueden ser poco trascendentales para el desarrollo y la estabilidad social.

No hay mayor información acerca de la delincuencia ejecutada por mujeres a lo largo de la historia y entre las hipótesis que rodean esta situación podrían estar en que es poco esencial debido a que los temas relacionados con la mujer se consideran poco trascendentales, o la diminuta tasa de relación de delitos con el sexo femenino, al situarse cerca de 4% en comparación con 96% de los hombres.

Los medios de comunicación también pueden tener influencia en esta situación a ser manejados, en la mayoría de los casos, por hombres, dándole al tema de la mujer un carácter secundario. Así como el tabú y los misterios que envuelven la criminalidad en las mujeres, que las autoridades se niegan a reconocer como un fenómeno social que merece ser investigado.

Sin embargo, las mujeres asesinas pueden llegar a matar y realizar actos crueles en la misma cantidad, medida y con los mismos parámetros como si fuesen cometidos por un hombre. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), 78% de los asesinatos cometidos por mujeres obedecen a motivaciones interpersonales, y 18% cometidos al ejercer otras actividades criminales, como el robo.

A menudo las armas empleadas son armas blancas (41,10%), seguidas de las de fuego (16,30%), repartiéndose el resto entre diferentes opciones. Además, se pudo establecer que en 36,28% de los casos el arma fue de oportunidad, y en 21,93% fue portada (se llevaba en el momento de la comisión).

Generalmente las víctimas de los asesinatos perpetrados por mujeres con en primer lugar contra conocidos o vecinos (27,47%), seguidos de las parejas o exparejas (17,70%), continuados por los familiares (13,79%). Sin embargo, tanto hombres como mujeres suelen asesinar a más hombres que a mujeres.

Las mujeres más letales de la historia

Algunos crímenes cometidos por mujeres a lo largo de la historia, se han documentado a través de producciones de televisión que llegaron a la gran pantalla. Pero hay cinco, que destaca la BBC, que se pueden considerar los más impactantes de todos los tiempos.

El primero en mencionar es el de Mata Hari, una bailarina exótica que rompió tabúes y una serie de relaciones con hombres pudientes le permitió ganarse una reputación como “come hombres”. Pese a que se dice que no asesinó a nadie, al ser una espía su actuación ocasionó la muerte de hasta 50.000 soldados.

Uno de los casos más controversiales es el de Brigitte Mohnhaupt, descrita como la mujer más malvada y peligrosa de Alemania, estuvo involucrada en la avalancha de crímenes de 1977, conocidas como el ‘otoño alemán’.

Ella junto al grupo militante de izquierda se organizaron para secuestrar, asesinar y realizar una serie de atentados durante los años 70. Fueron responsables de mas de 30 asesinatos. Posteriormente fue condenada a cinco cadenas perpetuas, pero en 2007 se le otorgó libertad condicional.

La agente del Mossad “Penélope” fue la organizadora del asesinato de Ali Hassan Salameh, el líder del grupo palestino ‘Septiembre Negro’ que secuestró a 11 deportistas israelíes durante los Juegos Olímpicos de Múnich, en 1972, antes de acabar con sus vidas.

Salameh sobrevivió a cinco intentos de asesinato, pero posteriormente murió junto a cuatro guardaespaldas y dos transeúntes al detonar un coche bomba fuera de su departamento en Beirut en 1979. Se presume que Penélope detonó el dispositivo, pues tras la explosión, ella desapareció.

Mujeres en la cárcel

En América Latina y el Caribe, el promedio de la mujer privada de libertad en de 36 años, y 90% de estas tienen hijos, quienes se convirtieron en madre durante la adolescencia. Además, siete de cada 10 mujeres encarceladas aseguran tener pareja, de las cuales 40% también está detenida. En la mayoría de los casos se trata de mujeres que provienen de hogares disfuncionales.

Comparten, al igual que los hombres, entornos familiares donde los antecedentes violentos son frecuentes, un padre que mostraba constantemente violencia física. Sumado a ello, los enfrentamientos entre los padres y el consumo de drogas y alcohol en el entorno familiar.