1 de marzo de 2024

Día tras días las relaciones de pareja homosexuales y heterosexuales rompen diferencias

Las parejas gays tienen las mismas metas y propósitos que una entre hombre y mujer, quieren una familia y establecer un hogar.

Foto: Pixabay.

Con la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en varios países del mundo, son más las parejas de iguales que se asemejan a las integradas por hombre y mujer

La comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuale (LGBTI) se ha mantenido en una lucha constante por defender sus derechos a lo largo de los años, lo cual ha tenido una incidencia en las relaciones de pareja, pues anteriormente debían esconderse para no ser discriminados, rechazados o violentados.

Pero tras la reivindicación de estos colectivos, su inclusión, aceptación e incluso modificación de leyes para permitirle optar por igualdad de condiciones dentro de la sociedad, tal es el caso de la aprobación del matrimonio igualitario en varios países del mundo, el apoyo y las uniones civiles mostraron un incremento de 61% hasta el año 2019.

En cuanto a las diferencias entre las relaciones de pareja homosexuales y heterosexuales no se evidencian mayores cambios, salvo que en los primeros quienes la integran son personas del mismo sexo, mientras que las otras están conformadas por un hombre y una mujer, de resto las demás situaciones suelen guardar relación.

El Instituto Williams de la Facultad de Derecho de UCLA llevó a cabo un estudio en el que determinó que las parejas homosexuales permanecen más tiempo juntas en comparación con las heterosexuales, e incluso las de lesbianas. Además, este último grupo tiene más posibilidades de separarse que el resto, llegando a la conclusión que las mujeres tienden a ser menos tolerantes a relaciones de baja calidad, es decir que las mujeres que rompieron sus relaciones mostraron mayor insatisfacción.

Fuera de eso, todas las parejas muestran las mismas necesidades fundamentales que todas requieren, contacto, muestras de afecto, cariño y sentir la conexión con el otro. Los procesos para enamorarse también suelen ser parecidos, al igual que las diferentes etapas de la construcción de la relación de pareja.

Las necesidades sexuales no son ajenas a esta realidad, pues también son universales y, por ende, necesarias sin importar el tipo de relación, donde se deben negociar y llegar a acuerdos en cuanto a gustos, expectativas individuales, límites y cumplimiento de fantasías, para tener una vida sexual satisfactoria y placentera.

Las relaciones de parejas homosexuales y heterosexuales, con el pasar del tiempo se vuelven más similares a medida que la sociedad va aceptando a la comunidad LGBTI sin distinción, pues a fin de cuentas, las parejas gays tienen las mismas metas y propósitos que una entre hombre y mujer, quieren una familia, establecerse y formar un hogar armonioso.

En conclusión, este colectivo que ha sido objeto de acoso por mucho tiempo, busca lo mismo que el resto, ser respetados, tener una igualdad real y poder disfrutar de los mismos derechos que las personas homosexuales.