15 de abril de 2024

El caso de los hermanos parricidas de Beverly Hills podría dar un giro inesperado

Enespanol24.com.- Los hermanos Lyle y Erik Menéndez llevan más de tres décadas encarcelados por asesinar en 1989 a sus padres, José y Kitty Menéndez, en su lujosa mansión de Beverly Hills, en California. Ambos fueron declarados culpables de asesinato en primer grado y sentenciados a cadena perpetua. Sin embargo, recientemente surgieron nuevas evidencias con las que los reclusos esperan que se reabra el caso y recuperar su libertad.

Si bien los hermanos admitieron el parricidio, insisten en que mataron a sus padres por miedo y en defensa propia después de toda una vida de abusos físicos, emocionales y sexuales a manos de sus progenitores. Cliff Gardner, uno de los abogados, afirmó al programa ’48 hours’ de CBS que existen nuevas pruebas que respaldan los reclamos, y que podrían cambiar la carátula de la causa y reducir la culpabilidad de sus clientes.

Según el letrado, se encontró una carta escrita por Erik Menéndez a su primo, Andy Cano, en diciembre de 1988, ocho meses antes del crimen. La misiva reza: “He estado tratando de evitar a papá. Todavía está pasando, Andy, pero ahora es peor para mí. […] Todas las noches me quedo pensando que podría entrar a mi cuarto. […] Tengo miedo. […] Está loco. Me ha advertido cien veces que no se lo diga a nadie, especialmente a Lyle”.