El Flamenquín | Un enrollado de cerdo delicioso

Los romanos fueron los que instauraron la costumbre de comer cerdo en Córdoba

Foto de Pequerecetas.

EnEspañol24.com.- El flamenquín es un filete de lomo de cerdo, o una chuleta deshuesada, rellena de jamón y queso, que mide cerca de 20 cm y con forma de rollito.

Sobre su procedencia existen varias versiones, entre ellas que es originario del pueblo de España, Jaén, pero la que gana más fuerzas, de acuerdo con Escapada Rural, es la del astroarqueólogo de la Universidad de Córdoba Alejandro Ibáñez Castro, quien confirmó que los romanos fueron los que instauraron la costumbre de comer cerdo en Córdoba.

Aunque, agregó que la técnica de la fritara fue añadida por los musulmanes, luego los cristianos incorporaron lo rebozado, método que permite que la carne quede jugosa.

Veamos a continuación como se prepara esta comida, gracias a receta suministrada por Cocina Casera y Fácil:

Ingredientes

  • 4 Filetes de lomo de cerdo
  • 4 Lochas de jamón serrano
  • 4 Lonchas de queso tipo sandwich
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva

Preparación

  • Ponemos cada filete, o cada chuleta de cerdo, sobre papel film o papel transparente de cocina. Encima, colocamos otra lámina del mismo tamaño y con un martillo, vamos golpenado los filetes, para enternecerlos un poco. Si no dispones de un martillo de cocina, puedes hacerlo con un vaso que tenga una base dura.
  • Quitamos el papel transparente y ahora, a cada rollito le ponemos una pequeña cantidad de sal y de pimienta negra recién molida. Después, sobre ellos, ponemos una loncha de jamón y otra de queso. Puedes emplear el jamón y el queso que quieras. Desde jamón serrano, a jamón york y desde queso de sandwich, a queso manchego
  • Enrollamos todo el conjunto. Pero lo vamos a hacer por lo ancho del filete, no a lo largo. Así, nos aseguramos tener un rollito bien largo. Lo hacemos de tal manera que el relleno quede bien encerrado en el interior del cerdo. Una vez hecho y para asegurarnos que vuelve a abrirse, podemos clavarle un palillo, que lo sujete bien
  • Ahora pasamos cada flamenquin por harina. Después por huevo batido y finalmente por pan rallado. Después, volvemos a pasar por huevo y por pan rallado. Con esto de pasarlo dos veces por el huevo y el pan lograremos dos cosas. La primera, tener una capa exterior más crujiente. La segunda, que el relleno quede mejor encerrado y por tanto más asegurado.
  • Una vez bien empanado, lo ponemos en un plato. y una vez que hayamos empanado todos los flamenquines, los metemos en el congelador durante alrededor de 10 minutos, o 1 hora en la nevera. Con este «frío» que le estamos dando, nos aseguramos que el empanado se asiente bien sobre el filete de cerdo
  • Freímos en abundante aceite caliente. Y lo hacemos durante unos 3 minutos. hasta que los flamenquines estén dorados por fuera. No olvides ponerlo sobre papel absorbente, antes de servir. Y el palillo, ahora sería el momento de retirarlo aunque, puedes presentarlo con él, sin problemas

Otros platos típicos de Córdoba, y que no debes dejar de probar, son los caracoles, las berenjenas fritas con miel o el salmorejo, entre otros.

Referencia