El papel fundamental de los padres en la educación sexual de sus hijos desde la edad temprana

Es importante que los hijos crezcan en un ambiente propicio donde todas sus dudas sean aclaradas y despejadas, de acuerdo a su capacidad de entendimiento

Foto de AFP

EnEspañol24.com.- Por lo general, la educación sexual comienza con la curiosidad de los niños sobre su cuerpo, pero es un tema que algunos padres prefieren evitar, aunque tarde o temprano es una situación que tendrán que enfrentar, y para ello deberán tener las herramientas adecuadas para poder abordarlo.

Con el paso de los años, los niños aprenden a caminar y consecuentemente sobre sus cursos. En estas etapas es importante no reírse ni burlarse de las preguntas que pueden llegar a hacer, uno de los pasos principales, es darles los nombres adecuados a sus órganos sexuales, el momento de ir al baño, puede ser oportuno para describirle cada una de ellas y, además, aclararles cuáles son privadas.

Diariamente se presentan situaciones propicias para enseñar a los niños relacionados con el sexo. Tal es el caso del momento del baño, también el embarazo o un nacimiento de un bebé son propicios para hablar sobre cómo se concibe un bebé, y ver la televisión es un momento oportuno para comentar las relaciones de pareja, siempre y cuando se usen las palabras adecuadas.

Cabe resaltar que no es necesario un discurso, primeramente, se debe estar al tanto de lo que sus hijos ya saben, para que sean ellos quienes guíen la conversación y, por ende, hagan sus preguntas. Es importante tener en cuenta que, dependiendo de la comodidad que los padres muestren o los niños perciban, estos últimos se pueden cohibir, mientras que otros podrían aprovecharse para hacer preguntas incómodas, lo más oportuno es llevar una conversación fluida.

Entre los tips que se pueden ofrecer para abordar estos temas, en muchos casos tabúes, por parte de los padres, se destacan:

  • No burlarse ni reírse, aunque la pregunta sea cómica, pues el niño podría sentirse avergonzado.
  • Tratar de no parecer avergonzado o asumir una actitud demasiado seria hacia el tema.
  • Ser breve y contestar con temas sencillos, teniendo en cuenta la edad del niño y su capacidad de entendimiento.
  • Importante ser completamente sincero y dar nombre propio de cada parte del cuerpo.
  • Una vez respondida la pregunta del menor, aclare si no necesita saber más y si resolví su interrogante.
  • Estar atentos a las respuestas y reacciones del niño.

Sin embargo, las preguntas van a depender, en gran medida, a la capacidad del niño y su capacidad de compresión. También se deben diferenciar dos términos parecidos, sexo y sexualidad, el primero va acorde con las prácticas sexuales, mientras que el segundo va más allá, implica la construcción social, cultural y emocional de cada uno.

La infancia: donde se establecen las bases de la comunicación

Las preguntas y las respuestas apropiadas dependerán de la edad del niño y su capacidad de comprensión, comenzando por la etapa de tres a cinco años, siendo el momento de identificación sexual por excelencia, donde los niños muestran interés por las diferencias entre ambos sexos, preguntando por qué hay diferencias en los genitales.

En la segunda etapa, de cinco a 10 años ahondan un poco más, como por ejemplo, cómo los niños llegan a la barriga de mamá, o de dónde salen los bebés, en este caso, expertos recomiendan habla con total confianza y aclarando cada inquietud de los niños que, a partir de ese momento comienzan con la etapa de pubertad.

Después de esta edad, los niños atraviesan por una serie de cambios que los preparan para la pubertad, es por ello que ser completamente claros y directos, pues también ayuda a tener una mayor comunicación con los hijos y estar más cerca durante todas las etapas de su vida, dándole la confianza para hablar sobre sus inquietudes.

Además, la conducta de los padres marcará la sexualidad de los niños, por ello se debe tener en cuenta que todo lo que hagan o las actitudes que muestres frente a ciertos aspectos de la vida tendrá una consecuencia en la vida de sus hijos.