Elizabeth Blackwell: La primera mujer graduarse de médica en Estados Unidos

Su sueño de ser cirujana se vio frustrado luego de perder un ojo, pero no fue impedimento para continuar aportando a la medicina

Foto de internet / Yahoo

EnEspañol24.com.- Repasando la historia se puede conocer que en la Edad Media existieron mujeres relacionadas con el ejercicio de la medicina, sin embargo, para el siglo XIX, esta profesión se limitó solo al sexo masculino, relegando a las mujeres a un segundo plano. Sin embargo, la determinación y el ímpetu no permitieron abandonar la lucha para encontrar un espacio de las mujeres en la ciencia médica.

Hablar del papel de las mujeres en la medicina, es mencionar en primer lugar a Elizabeth Blackwell, quien fue la primera mujer graduada de una Escuela de Medicina en Estados Unidos, fu aceptada en el Geneva College de Nueva York para estudiar medicina, porque se pensaba que su solicitud era una broma.

Su gallardía y entereza llevó a crear espacios para las mujeres en la medicina, permitiendo que en la actualidad gran parte de las universidades y escuelas de Medicina tengan en sus aulas una equiparada representación de mujeres y hombres, y en algunos casos se puede observar mayor presencia de estas, en comparación al sexo masculino.

Sin embargo, Blackwell atravesó por momentos difíciles y llenos de obstáculos para lograr el reconocimiento merecido, por ello es descrita como ejemplo de perseverancia y de apoyo a cientos de mujeres que querían lograr sus sueños y convertirse en el motor de ayuda para la sociedad ofreciendo sus servicios y conocimientos en esta área.

Uno de los aspectos influyentes para que Blackwell se inclinara por la medicina, fue ser rechazada en 29 facultades, lo que se convirtió para ella en una lucha moral por la igualdad para evitar la “perturbadora influencia ejercida por el otro sexo”, expresado por ella misma, sumado a que en su época solo se reconocía como mujer médica a aquella que practicara abortos.

Comenzó a estudiar por su cuenta gracias a que un amigo le prestaba sus libros, pues su solicitud no se aceptó en 29 facultades y la número 30, la Facultad de Geneva, actualmente perteneciente a la Universidad Estatal de Nueva York SUNY, fue porque los profesores llevaron a votación la solicitud de matrícula por parte de los estudiantes, creyendo que era una broma de una universidad adversa.

De esta manera, Elizabeth se graduó como la primera en su clase en enero de 1849, convirtiéndose en pionera de la medicina moderna siendo mujer en Estados Unidos. Al recibir el diploma, el decano, Dr. Charles Lee, le hizo entrega y se inclinó ante ella, mientras la prensa local asistió al acto para cubrir la noticia.

Con ánimos de continuar

Blackwell tenía en mente ser cirujano, tras recibir el título también obtuvo la ciudadanía norteamericana y decidió regresar a Europa para ejercer, pero las universidades del continente no permitían que una mujer trabajara en hospitales, por lo que fue rebotada. No obstante, logró ingresar al centro La Maternité, en París.

Mientras desempeñaba funciones en el lugar, atendía a un recién nacido que tenía una infección y parte del líquido cayó en su ojo haciendo que lo perdiera y con ello su sueño de convertirse en cirujana.

Regresó a Estados Unidos, pero no fue contratada por ningún hospital o centro de salud privado, razón por la cual adquirió una casa para tal fin, con la ayuda de su hermana creó una Escuela de Enfermería para mujeres y la Guerra de Secesión ayudó a que estas fueran reconocidas.

En 1859 fue la primera mujer en ser incorporada al Registro Médico de Gran Bretaña, ofreció conferencias en Londres, fue una luchadora contra la prostitución y a favor de la educación sexual de los jóvenes y, en los últimos años de vida escribió “Pioneer Work in Opening the Medical Profession to Women”

Blackwell, que nació a principios del siglo XIX en Inglaterra y considerada una de las mujeres más influyentes gracias a su compromiso lucha y decisión para perseguir sus sueños y su determinación para materializarlos, falleció el 31 de mayo de 1910 a causa de un derrame cerebral en Inglaterra, con 89 años de edad.

Para conmemorar a Elizabeth, el día de su nacimiento, el 3 de febrero, se celebra el National Physicians Day, desde 1949 la American Medical Women’s Association otorga la “Medalla Elizabeth Blackwell” como reconocimiento a una doctora que se haya desempeñado en sus funciones con éxito destacable.