Estoy en abstinencia ¿Qué puedo hacer para disfrutar del sexo sin penetración?

No importa la edad de la persona, todas pueden presentar abstinencia, tampoco guarda relación con la identidad de género o su sexualidad.

Foto: Pixabay.

Eliminar momentánea o indefinidamente el coito de tu vida puede estar ligado a varias razones, pero siempre existen alternativas para disfrutar de un encuentro sexual

La abstinencia y el sexo sin penetración suelen resultar muy efectivos en caso de que la pareja desee evitar el embarazo, pero esto puede ser posible solo en caso que el semen no llegue a la vagina por ningún método. Además, es eficiente para no contagiarse de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

No importa la edad de la persona, todas pueden presentar abstinencia, tampoco guarda relación con la identidad de género o su sexualidad. No es una situación que sea para siempre, salvo algunos casos en los que la propia persona lo desee o por circunstancias externas, de resto suele presentarse de vez en cuando y por diferentes motivos.

Para muchas, la abstinencia es no tener ninguna clase de relaciones sexuales o intimidad con otra persona, pero para algunos, solo se elimina el coito, es decir pene en vagina, y se practican diferentes tipos de sexo, como el oral, anal e incluso la masturbación forman parte del resto de las actividades sexuales a las que se permiten disfrutas.

Otros ejemplos del sexo sin penetración vaginal son besarse, los masajes, complementar con juguetes sexuales el acto íntimo junto a la pareja, frotarse mutuamente, y hablar sobre las fantasías para aumentar el grado de excitación entre los participantes. De esta manera se pone en evidencia que no solo la penetración vaginal ayuda a la estimulación y alcanzar el clímax.

También existe la abstinencia prematrimonial, y esta se define como la falta de relaciones coitales antes de contraer matrimonio, se mantiene la virginidad hasta casarse. Esta suele presentarse generalmente en la etapa de la adolescencia cuando, por razones culturales y sociales, se les inculca a los jóvenes la sexualidad como negativa o no apta para su edad.

Las personas pueden elegir ser abstinentes sin importar que antes hayan tenido sexo. En el caso de la adultez esta situación estaría ligada tanto a cuestiones voluntarias como involuntarias, mencionando creencias religiosas, costumbres y tradiciones, mientras que el segundo caso va ligado a causas como enfermedades, duelo, no tener pareja por mucho tiempo o esta se encuentre lejos.

Otras escogen la abstinencia como estilo de vida por razones religiosas, más allá de los sacerdotes, monjas que se rigen por las normas de la Iglesia Católica. Hay quienes, en período de Cuaresma y durante Semana Santa practican el ayuno, la abstinencia que va más allá de las relaciones sexuales, también se relaciona con los juegos o vicios.

Si bien es cierto que el sexo no es necesario para sobrevivir, se vuelve imprescindible para algunas personas y su felicidad. Sin embargo, hay algunos que deciden renunciar a ello por diferentes casas, bien sea por un tiempo indeterminado o para toda la vida, aunque, se atribuye principalmente a prácticas coitales, como se expone anteriormente.