Europa continúa a la vanguardia en la lucha por los derechos LGBTI

Existen organizaciones como ILGA-Europe que reciben el apoyo de la UE

Foto: Pixabay.

Malta es uno de los países del bloque donde se reivindican los esfuerzos de inclusión

La Unión Europea (UE) constantemente trabaja en el combate de la homofobia y la discriminación a causa de la orientación sexual, identidad de género o características sexuales, con el fin de garantizar los derechos de todas las personas pertenecientes a la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT).

Sin embargo, en 2013 la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (FRA) presentó los resultados de una encuesta que demostró que en la UE, las personas LGBTI son víctimas de discriminación, acoso, incitación al odio y violencia, imposibilitando el disfrute de sus derechos.

En ese sentido, durante el 2015, la Comisión Europea (CE) presentó una lista que incluye educación, empleo, salud, libre circulación y delitos de odio, con el propósito de promover el cambio y la inclusión sin temor a la discriminación, rechazo o violencia de los que son víctima estos colectivos.

Estas normas y trabajos se impulsan en todos los países que componen la UE, quienes conjuntamente con el bloque son responsables de promover y hacer cumplir los derechos de las personas LGBT, entre las que destacan el reconocimiento a las parejas del mismo sexo y el resto de las normas de reconocimiento jurídico de género contempladas en cada normativa nacional.

Países europeos se apegan a la norma

“Las personas LGBTI en toda la UE deben disfrutar de la libertad de vivir y mostrar públicamente su orientación sexual e identidad de género sin temor a la intolerancia, la discriminación o la persecución, y las autoridades de todos los niveles de gobierno en toda la unión deben proteger y promover la igualdad y los derechos fundamentales de todos, incluidas las personas LGBTI”, reivindica la resolución que recibió 492 votos a favor, 141 en contra y 46 abstenciones.

Dentro de cada país, la sociedad civil contribuye en la promoción de cambios necesarios. En este sentido existen organizaciones como ILGA-Europe, miembro de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex, Transgender Europe e IGLYO, las cuales reciben el apoyo de la UE.

De acuerdo con el último informe de ILGA Europa, Malta, Bélgica, Luxemburgo y Portugal se sitúan como los países europeos que más respetan los derechos de las personas LGBT, mientras que Rusia, Armenia, Turquía y Azerbaiyán, los que están por debajo. Además, cuestiona que en el continente se hayan registrado pocos adelantos en los últimos años.

“Sorprendentemente, sigue siendo una realidad que la mayoría de las personas LGBTI de Europa no quieren que se les vea de la mano con una pareja del mismo género. Los patrones de discriminación, e incluso de violencia, son sumamente preocupantes. Sin embargo, en casi todos los lugares del mundo, muy pocos de quienes sufren ataques los denuncian ante las autoridades». Michael O’Flaherty, director de la FRA, marzo de 2020