Fallece en Madrid a los 80 años Enrique de Castro el “cura rojo de Vallecas”

Enrique de Castro, conocido como ‘el cura rojo de Vallecas’ por su arduo trabajo en el cristianismo de base, falleció este miércoles en Madrid a los 80 años, tras padecer una larga enfermedad.

Su manera de atender a todo tipo de personas necesitadas, sin hacer ningún tipo de discriminación, le llevó a protagonizar sonados enfrentamientos con las autoridades eclesiásticas católicas españolas, que en algún momento sopesaron incluso el cierre de su parroquia.

De hecho, la parroquia en la que pasó la mayor parte de su carrera, San Carlos Borromeo, en el madrileño barrio de Vallecas, ha sido la encargada de anunciar la noticia. “Tras una larga enfermedad, esta madrugada ha fallecido Enrique de Castro, amigo y cura en esta parroquia de Entrevías”, decía el breve comunicado en el que también se anunciaba la celebración de una despedida este jueves 16 de febrero, en el crematorio de la Almudena. 

Enrique de Castro se ordenó sacerdote hace más de 50 años, en 1972, y casi desde que comenzó su andadura en el seno de la Iglesia católica se hizo conocido por la manera de ejercer su vocacional profesión. Era hijo de un aviador del Ministerio del Aire, de quien decía haber aprendido el sentido de la justicia.

Estudió en la Universidad Complutense y allí conoció el marxismo-cristianismo y la protesta estudiantil. En los barrios chabolistas de Madrid vio de cerca la lucha obrera, la marginación, la pobreza y la injusticia.

Tras ordenarse sacerdote pidió destino en Vallecas, donde atendió a una buena parte de su población necesitada. En las décadas de los 70 y 80, se acercó a las familias trabajadoras migrantes y a jóvenes que luchaban por salir de la epidemia de heroína de aquellos años.