Guía básica para el mejoramiento de la autoestima

Algunas personas se dan por enteradas cuando llegan a la consulta, a la cual acuden porque presumen otro problema del ámbito psicológico

Foto de Pixabay

EnEspañol24.com- Uno de los problemas psicológicos más comunes en las consultas médicas con especialistas es la baja autoestima, aunque la mayoría de los pacientes no son conscientes de este problema hasta que es diagnosticado, e incluso algunos se niegan a ser tratados.

La psicóloga Adhara Monzó Calero, psicoterapeuta sanitaria radicada en Madrid, explica que la baja autoestima conlleva una percepción negativa sobre uno mismo, lo que podría limitar varias actividades de la cotidianidad.

Algunas personas se dan por enteradas cuando llegan a la consulta, a la cual acuden porque presumen otro problema del ámbito psicológico, como ansiedad, depresión, problemas de conducta, estrés, adicciones, entre otros.

Causas de baja autoestima

Los primeros años de vida son decisivos en la consolidación de la autoestima y cualquier experiencia puede afectar de forma negativa la percepción sobre nosotros mismos.En la edad adulta se puede vivir experiencias negativas que pueden incidir igualmente en la autoestima.

Las principales causas serían:

  • Los abusos físicos, sexuales y emocionales.
  • Sufrir la pérdida de un ser querido.
  • Sentir fracaso a la hora de cumplir con las expectativas paternas.
  • Desatención en las necesidades básicas durante la infancia.
  • Problemas para encajar en las escuelas o universidades.
  • Afrontar situaciones de desempleo o condiciones laborales precarias.
  • Padecer enfermedades que limiten el libre desenvolvimiento.
  • Padecer exclusión social.

Guía básica para el mejoramiento de la autoestima

  • No reprocharse

Primero se deben aceptar las cosas que se hacen bien y las que no, para aprender de cuales virtudes se puede afianzar para salir del atolladero emocional. Así se observará observar lo bueno que se puede llegar a ser, de los es, y de los que se hace. Todo ello sin dejar de lado las cosas que no salen tan bien cuando se plantean.

Pensar en positivo

Cambiar el “no se puede” por “se puede intentar”, lo que permitirá salir de la dinámica negativa. Al darse cuenta de las muchas cosas a valorar se podrá salir del bucle negativo.

Metas realistas

Realizar planes que se puedan alcanzar en un corto o mediano plazo según las cualidades o materiales que se tengan en mano; de a poco se irá aumentando la complejidad de la meta y de las cosas a alcanzar. En el caso de que el plan no salgo como lo imaginamos, se debe recordar que fallar es una manera de saber cómo hacerlo de manera distinta la siguiente vez.

No Compararse

No es recomendable medir los logros personales por las cosas que personas del entorno alcanzaron, deben centrarse todos los pensamientos en cómo mejorar las condiciones propias. Cada persona cuenta con potencialidades que puede aportar, y solo depende de ellas encontrar el camino indicado.

Aceptar y perdonar

Un buen método es escribir una carta para describir todas las cosas que no te gustan de ti, sin dejar nada afuera por más doloroso o insignificante que parezca. Luego se debe leer con atención y valorar qué se puede mejorar. Acto seguido rompe la carta, deshazte de ella. Desde ese momento todo comienza de nuevo dejando atrás la culpabilidad.

Tomarse tiempo

Es la mejor manera de encontrarse con uno mismo y desarrollar las habilidades necesarias para salir de la situación problemática, sin prisa pero sin pausa.

Supera situaciones

Algunos arrastran situaciones en temas laborales, familiares o amorosos que no le aportan nada a su desarrollo. Para superar todos estos lastres es necesario tomar el control sobre la situación para cambiarlas.

Antes de acostarse

Analiza el día y las situaciones buenas y las malas, traza el plan diario de cómo se pueden superar en el día siguiente. Siempre teniendo en cuenta que todo será mejor al amanecer.

Referencias