Hace más de tres décadas se declaró que la homosexualidad no es considerada una enfermedad

En 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) decidió eliminar la homosexualidad del ‘Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales’ (DSM).

La lucha por erradicar la discriminación hacia este colectivo continúa, pero cada vez son mayores los pasos en positivo

La homosexualidad se define como la orientación sexual en la que un individuo manifiesta atracción física, sentimental, emocional y sexual hacia personas del mismo sexo, y se puede presentar tanto en hombres como en mujeres, en el caso de los primeros se hace alusión a los gays, mientras que las segundas son descritas como lesbianas.

A lo largo de la historia, se ha mantenido presente en las distintas culturas y épocas, tal el es caso de Grecia. Pero el término ‘homosexualidad’ tiene su origen a finales del siglo XIX, acuñado por Karl-Maria Kertbeny. Para ese momento, los actos sexuales entre personas del mismo sexo eran condenados y calificados como impuros.

Hasta los años 70 la homosexualidad era considerada, dentro de los manuales de psiquiatría, como un trastorno mental, por lo que se pensaba que se podía “curar” con terapias y tratamientos, como suele hacerse con otros problemas psiquiátricos. Sin embargo, gracias a la evolución científica y de los años, se logró desmentir estas afirmaciones.

La gran mayoría de los psicólogos del siglo XIX, y otros del siglo XX, creían que la homosexualidad era una enfermedad mental, por lo que desarrollaron una diversa gama de teorías sobre la misma, incluso la llegaron a describir como una “perversión sexual”, que guardaban relación con orígenes hereditarios.

Tras la calificación como “perversión sexual” se emplearon diferentes técnicas en todo el mundo con el fin de “sanar” a gays o lesbianas para “librarlos de sus dolencias”, como es el caso del psicoanálisis, terapias de electroshok, terapias hormonales, llegando incluso a practicar cirugías cerebrales

OMS retira la homosexualidad de la lista de “trastorno mental”

No obstante, ya para el siglo XX, la homosexualidad comenzó a deslindarse del concepto de “trastorno mental” y pasó a convertirse en una orientación sexual más. Desde aquel momento, la visibilidad y aceptación de estos grupos dentro de la sociedad se ha ido acrecentando con el pasar de los años.

El 17 de mayo de 1990, la asamblea general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió eliminar la homosexualidad de su lista de enfermedades psiquiátricas, lugar en el que había figurado desde la instauración de este organismo internacional. Su salida de la calificación como enfermedad estuvo influenciada por factores geopolíticos del mundo, como la caída del bloque soviético, o la desaparición de algunas dictaduras en el continente latinoamericano.

Previamente, en 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) decidió eliminar la homosexualidad del ‘Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales’ (DSM) e hizo un llamado a desconocer toda legislación o normativa que discriminara a este colectivo, situación que se dio luego de una investigación científica exhaustiva y minuciosa sobre el tema.

Pese a que estas medidas ayudaron a que el colectivo tuviese mayor visibilidad, respeto e inclusión dentro de la sociedad, hasta la fecha no basta para que puedan sentirse completamente seguros, pues algunos aún son víctimas de discriminación, violencia, tratos crueles y más, por parte de colectivos o individuos que no aceptan la diversidad social por la que atraviesa la sociedad.