Historia del arte | Orígenes del retrato y su evolución, parte I

El fin único de esta forma artística es dar a conocer el rostro, expresiones o cualidades físicas de una persona

Imagen de Maria Teresa Martínez en Pixabay

EnEspañol24.com.- En la historia del arte existe un tipo de expresión denominada como arte del retrato, el cual se percibe en miles de obras antiguas y modernas de la pintura, escultura, y en la fotografía durante la edad contemporánea.

El fin único de esta forma artística es dar a conocer el rostro, expresiones o cualidades físicas de una persona. Entre sus tipos se incluyen el retrato tradicional de un individuo, un retrato de grupo o el autorretrato.

Historia

En la antigüedad los primeros retratos tenían un fin público o privado. Ejemplo de ello son las culturas egipcia, griega y romana que realizaban esculturas en mármol, bronce o piedras para que fueran exhibidas en las calles, templos, instituciones de Gobierno o sedes imperiales. En esta época también se registraron los primeros retratos sobre tablas o murales frescos.

Las obras privadas eran realizadas a petición de las familias reales o las más acaudaladas, aunque la mayoría se perdieron con el paso de los años. Las esculturas sobrevivientes, en su mayoría, fueron las esculpidas en mármol por los griegos y romanos, y en piedras por los egipcios.

Retratos en la Edad Media

En este tiempo la mayoría de los retratos eran encargados por la iglesia para adornar los interiores de monasterios. En este tiempo histórico resaltaron los murales de frescos o pinturas de paneles de encáustica. También se usaron ilustraciones para manuscritos de varios Evangelios de la Biblia, cerca del año 800 d.C. Los escultores destacados en Grecia fueron Policleitos, Myron y Fidias.

Retrato romano

Los romanos siempre buscaron la utilidad política del arte, por ello la mayoría de los retratos escultóricos pertenecieron a bustos de emperadores, desde Julio César hasta Constantino, esculpidos en mármol o bronce. En el imperio romano floreció una industria del arte que atrajo a escultores, pintores y artesanos de todas partes del mundo conocido.

Naturalismo de Giotto y el realismo de Jan Van Eyck

Con la caída del imperio romano de occidente cerca del 450 d.C., dominó el estilo bizantino en las artes hasta el siglo XV. En esta etapa los pintores se adhirieron a un estilo hierático del arte, en el que las características espirituales y humanas de una figura debían inferirse de motivos simbólicos.

El muralista Giotto fue el primero en representar frescos con imágenes de personas realistas de apariencia ordinaria, con formas tridimensionales sólidas. Este estilo se extendió en las pinturas al óleo también del renacimiento, con exponentes como Netherlandish (c.1400-1580), Jan van Eyck, Roger van der Weyden, Lucas Cranach y Hans Holbein. Para principios de 1500, el retrato se convirtió en un importante género de pintura.

Retrato en el Renacimiento

Se introdujeron conceptos técnicos como perspectiva lineal, luz y sombra, así como conceptos narrativos, en el caso del humanismo. Esto aumentó notablemente la calidad de los retratos renacentistas. La mayoría de estos retratos fueron encargados por sucesivos papas, hasta el punto que la iglesia católica estuvo cerca de quebrar en el siglo XVI por las fortunas que gastó en la decoración del Vaticano.

Referencias