17 de abril de 2024

Historia del lavado de manos

Se trataba más que una acción para cuidar la limpieza, también era un ejercicio de índole social

Imagen de Couleur en Pixabay

EnEspañol24.com- En la época pandémica que vive la humanidad desde principios de 2020, el lavado de manos se convirtió en una tarea higiénica que debe repetirse con frecuencia, para evitar el contagiarse de cualquier enfermedad que esté en el medioambiente, en este caso de la COVID-19 que ha cobrado millones de vidas en corto tiempo.

La mayoría de las autoridades sanitarias de diferentes naciones colocan el lavado de manos, junto al uso de mascarillas, como una de las principales recomendaciones para prevenir el contagio. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), aconsejaron desde el principio de la pandemia el lavarse las manos con jabón por espacio de 20 segundos, sobre todo al regresar al hogar y haber tenido contacto con elementos de la calle, que podrían estar potencialmente infectados. Le lavado de manos es una práctica de moda entre las nuevas generaciones, pero que tiene una historia medieval peculiar.

Historia

Muchos investigadores creen que durante la Edad Media los europeos tenían un cuidado higiénico precario, aunque algunos registros y rituales históricos demuestran lo contario. En el caso del lavado de manos, se trataba más que una acción para cuidar la limpieza, también era un ejercicio de índole social; al que evolucionó para demostrar posición, riqueza y poder.

Un asistente curatorial del Museo de Arte Medieval de Cleveland, Estados Unidos, sostiene que tanto los reyes como los campesinos recurrentemente se lavaban las manos, incluso antes y después de cada comida. Amanda Mikolic cree que era un “signo de cortesía” para las personas hace más de ocho siglos.

En esa época la mayoría de las personas comían con las manos, los cubiertos no eran comunes ni siquiera en las cortes, por lo que era necesario mantener las manos limpias al momento de sentarse en la mesa. En tal sentido, el lavárselas, también, era una muestra de respeto para quien preparaba y servía la comida.

“Que tus dedos estén limpios y tus uñas bien arregladas”, se puede leer en un texto medieval del siglo XIII que contiene los modales a la hora de comer (Les Contenances de Table).

Ritual monárquico

Mikolic explica en una entrevista ofrecida a National Geographic, que el lavado de manos era una ritual muy elaborado entre el clero y la realeza. Al momento de cenar con un rey o un alto jerarca eclesiástico, los invitados eran llevados a pomposos baños con aguas frescas y aromatizadas, donde había toallas blancas inmaculadas; por lo que el invitado para demostrar que era digno de la cena al momento de secarse las manos no debía ensuciar dichas toallas, esto demostraría virtuosidad y limpieza.

Al pasar al gran salón donde estaría el banquete principal, las personas debían permanecer paradas hasta que el rey entrara y se lavara las manos, sola al finalizar este ritual los demás podían tomar asiento e iniciar con la comida.

En el documento medieval del Les Contenances de Table, puede traducirse un fragmento que reza:

“Una vez que se ha tocado un bocado, que no se devuelva al plato.

 No se toque las orejas ni la nariz con las manos desnudas…

Está ordenado por reglamento que no se debe llevar el plato a la boca.

Quien quiera beber, primero debe terminar lo que tiene en la boca.

Y que sus labios se limpien primero…

Una vez que la mesa esté despejada, lávese las manos y tome una copa”.

Referencias

Durn, S. National Geographic. Lavado de manos: un asunto vinculado a la posición social y el poder en las élites medievales. Mayo 2021. Recuperado de: https://www.nationalgeographicla.com/historia/2021/05/las-elites-medievales-utilizaban-el-lavado-de-manos-como-un-asunto-social-de-poder