Historia y receta del ‘pulpo a feira’

En Galicia la elaboración se remonta al tiempo en que el pulpo debía secarse al sol salado, con una técnica parecida a la del bacalao

Recetas de cocinas

EnEspañol24.com- El pulpo a la gallega sin duda es el plato favorito de los habitantes de Galicia, por lo que se considera como el plato insigne de la gastronomía de esta región autonómica española. La preparación de este delicioso plato se extendió por casi todo el mundo, siendo una de las especialidades en la cocina gourmet de muchos restaurantes de renombre, aunque sin duda la mejor receta la guardan los gallegos.

En Galicia la elaboración se remonta al tiempo en que el pulpo debía secarse salado al sol, con una técnica parecida a la del bacalao, para poder conservarlo y trasportarlo de un lugar a otro sin que se descompusiera o dañase en el camino.

Origen

El consumo del pulpo se remonta a la antigua Grecia, donde hay registros de que el pulpo era desalado en agua hirviendo para que no se endureciera en su preparación. En esta época histórica, el pulpo era considerado como un manjar privilegiado para la aristocracia. Por ello, el animal marino es el protagonista de varios mosaicos helénicos que aún se conservan. Los griegos preparaban el pulpo en una salsa anaranjada con perejil.

Un primer acercamiento a las recetas actuales de pulpo a la galega, se remontan a una elaboración en la provincia de León, donde los maragatos lo consumían seco con aceite de oliva y pimentón.

‘Pulpo a feira’

Los pobladores de la comarca de la Maragatería realizaban una feria muy famosa en el norte de España, en la que ofrecían su especialidad del pulpo seco, que rehidrataban con aceite de oliva y sazonaban con pimentón. Esta preparación caló rápidamente en las ferias de comida de Galicia, donde por 150 años se especializaron en la preparación del pulpo a feira, por provenir de las antiguas ferias.

Los gallegos hervían el pulpo y condimentaban con pimentón, sal gorda y aceite de oliva virgen. Para acompañarlo cocían una patata que colocaban en el plato para degustarlo. Pues este último detalle es la diferencia entre los maragatos y los gallegos.

Para degustar un delicioso plato de pulpo a la gallega, solo debes seguir esta receta de la página web especializada ‘directo al paladar’, en una porción para cuatro personas:

Ingredientes:

  • Pulpo fresco o ya congelado gallego (2 kg)
  • Patata gallega (1 kg)
  • Pimentón de la Vera dulce o picante, al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra de 1º, al gusto
  • Sal gruesa al gusto

Preparación:

  • Retirar el pulpo del congelador la noche anterior y refrigerar para que se descongele. 
  • Colocar agua en una olla grande y alta. Cuando el agua ya esté bien caliente al punto de la ebullición, coger el pulpo por la cabeza y sumergirlo tres veces en el agua, de esta manera se evitará que sus partes se endurezcan al cocinarlo completamente. Una vez se haga el proceso, ahora sí, dejarlo en el agua cociendo.
  • Cuando el agua comience a hervir de nuevo, contar unos treinta minutos por cada 1,8 kg a 2 kg de pulpo. Pincharlo de vez en cuando para determinar cuán duro está la carne. Debe ofrecer la resistencia de una patata cocida al pincharlo.
  • Al terminar la cocción, dejarlo reposar algunos minutos fuera de la olla. Mientras, en la misma agua, echar las patatas y cocerlas durante 15 minutos.
  • Para servir el pulpo, se cortarán los tentáculos en trozos de 1 cm de grosor con unas tijeras de cocina y la cabeza en trozos pequeños.
  • Finalmente emplatar sobre una base de patatas, luego de salar los trozos de pulpo con sal gorda, espolvorear con el pimentón que puede ser al gusto dulce o picante, y rociarlo todo con un poco de aceite.

Referencias