Impresionismo: Historia, características y obras

El nombre del movimiento llegó por la reseña de un crítico de arte, al describir de manera despectiva al Salón de Artistas Independientes de París en 1874

Imagen de johnnyjohnson20430 en Pixabay

EnEspañol24.com- En las últimas décadas del siglo XIX surgió en Europa, principalmente en Francia, una nueva tendencia artística en la pintura: Impresionismo. Extendida también a la música y escultura, que buscaba romper con los esquemas rígidos de las escuelas tradicionales y daba una mayor preponderancia a la luz y los colores sobre los lienzos.

La primera vez que este movimiento mostró sus obras al público, aún sin un nombre definido, fue durante la exposición del Salón de Artistas Independientes de París en 1874, la cual reunió a los reconocidos pintores Claude Monet, Edgar Degas, Pierre-Auguste Renoir, Camille Pissarro, Paul Cézanne, Alfred Sisley y Berthe Morisot.

Origen

El nombre del movimiento llegó por la reseña de un crítico de arte llamado Louis Leroy, al describir de manera despectiva en los diarios de la época la visita que realizó al salón de artistas independientes como la galería de los pintores impresionistas. Sin imaginar que daría el nombre perfecto al movimiento más importante que cerraría el siglo XIX e irrumpiría en el XX. El título provino del cuadro de Claude Monet firmado como: Impresión, sol naciente de 1873.

Los impresionistas desatendieron las figuras y el modelo como el elemento primordial de la pintura, y se enfocaron en las formas que integran el relato en su totalidad sobre el cuadro: colores, texturas y sobre todo la iluminación u opacidad.

Inspiración

La escuela de Barbizon, con el francés Camille Corot como uno de sus exponentes, y su iniciativa de romper con la estructura renacentista en el arte, así como las pinturas al aire libre en el bosque de Fontainebleau con abundante luminosidad en las obras; fue una de las inspiraciones de los impresionistas.

Los cuadros de Corot muestran espacios más planos, más sencillos y superficies de mayor luminosidad: el preludio de los impresionistas.

También influyeron las teorías del efecto del color y la luz del químico Eugene Chevreul y del investigador Charles Blanc, así como la influencia de los colores, las relaciones entre primarios, secundarios y sus complementarios.

Características principales

  • El impresionismo buscó dejar de lado los principios académicos, como los grandes temas históricos, mitológicos y religiosos.
  • Proponían captar momentos de la vida moderna tal cual acontecían, para ser registradas por el ojo del artista.
  • Pintaron escenas familiares, paisajes, actividades de la vida cotidiana, escenas campestres.
  • Generalmente pintaban al aire libre y usaban como modelo lo despertara la inspiración en el momento.
  • Para poder jugar con una amplia gama de colores y realizar los efectos de la luz, aplicaban sobre el lienzo varias pinceladas curvas, cortas y rápidas de colores puros. Luego iban mezclándolos hasta lograr el matiz necesario.

Artistas fundadores

  • Claude Monet (1840-1926)

Monet fue el principal exponente del impresionismo, así como el único que siguió con los estudios y enseñanza del impresionismo hasta el final de su vida. Investigó los efectos de la luz y el color sobre los elementos presentes en sus cuadros.

  • Pierre-Auguste Renoir (1841-1919)

Se destacó por pintar la figura humana en muchos de sus cuadros, siempre tomando en cuenta la acción de iluminación sobre los elementos. Se interesó por plasmar situaciones de disfrute de la vida.

  • Camille Pissarro (1830-1903)

Fue uno de los más destacados del grupo impresionista, incluso al pasar de las décadas profundizo en los estudios y desarrolló una tendencia denominada como neoimpresionismo .

  • Berthe Morisot (1841-1895)

Fue la única mujer del grupo fundador de París, aunque posteriormente se sumarían muchas otras. Resaltó por organizar la Sociedad de Artistas y las exposiciones de los impresionistas.

  • Alfred Sisley (1839-1899)

Participó del grupo fundador.

Obras más destacadas

Claude Monet, Impresión. Sol naciente, 1872, óleo sobre lienzo, 48 × 63 cm, Museo Marmottan-Monet, París.

Pierre-Auguste Renoir, Baile en el Moulin de la Galette, 1876, óleo sobre lienzo, 131 × 175 cm, Museo de Orsay, París.

Berthe Morisot, La cuna, 1872, óleo sobre lienzo, 56 x 46 cm, Museo de Orsay, París.

Referencias