1 de marzo de 2024

Insuficiencia renal en México: Una enfermedad catastrófica

Los especialistas apuntaron que la gravedad en el tratamiento de la ERC se agrava por el número limitado de recursos humanos.

Foto: EFE.

Es una patología que se caracteriza por avanzar lentamente

EnEspañol24.com- La enfermedad renal crónica (ERC) se sitúa como uno de los principales retos en el sistema de salud pública de México al ser un padecimiento preocupante por el aumento de casos, así como los altos costos de inversión para su tratamiento.

Alrededor de 380 especialistas dieron por finalizada este jueves la conferencia Renal Round dedicada a ofrecer información sobre la enfermedad renal crónica (ERC), anemia en pacientes con ERC y la situación del metabolismo mineral óseo en el paciente renal, señala la agencia EFE.

Los especialistas apuntaron que la gravedad en el tratamiento de la ERC se agrava por el número limitado de recursos humanos especializados, la detección tardía y las elevadas tasas de mortalidad.

Las principales causas de la ERC son la diabetes y la presión arterial, responsables de hasta dos tercios de los casos registrados.

“La enfermedad crónica renal es un padecimiento que incluye estados que dañan los riñones y disminuyen la capacidad de desempeñar sus funciones esenciales como equilibrar el nivel de agua, sodio, potasio, fósforo y calcio en el organismo”, comentó el doctor Max Saráchaga, director médico de Amgen México.

La enfermedad también complica la eliminación de las toxinas y medicamentos, además de producir hormonas que ayudan en la regulación de la presión sanguínea, producción de glóbulos rojos y mantenimiento de los huesos fuertes.

El avance de la ERC puede presentar complicaciones como presión arterial alta, anemia, huesos débiles —causando fracturas—, malnutrición y daño a los nervios, aseguró el doctor Saráchaga

Los signos y síntomas de la enfermedad renal crónica se desarrollan con el paso del tiempo y el daño renal suele avanzar lentamente, llegando a presentar náuseas, vómitos, pérdida de apetito, fatiga y debilidad, problemas de sueño, hinchazón, espasmos musculares y presión arterial alta.

Los médicos insistieron en que los pacientes que están en riesgo o que ya tienen un diagnóstico de EMO deben de ser orientados para recibir un tratamiento multidisciplinario. EFE