Krzysztof Charamsa, el cura que se declaró gay y fue expulsado del Vaticano

Publicó un libro donde reprochaba las actitudes y acciones “hipócritas” de la iglesia católica y abogó por la reflexión de los derechos humanos de las personas en general

Foto de AFP

EnEspañol24.com.- Krzysztof Charamsa, un prelado de nacionalidad polaca de 43 años, se declaró homosexual públicamente y con pareja estable, siendo expulsado del Vaticano por su inclinación sexual, pese a vivir por 17 años en Roma, ocupando el cargo de secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional, adscrita a la Congregación para la Doctrina de la Fe, cuando fue destituido.

El hecho ocurrió en 2015, y según el diario Corriere della Serra es el primer teólogo activo en el Vaticano que se declaró homosexual. Tras el anuncio, Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, expresó en aquel entonces que Charamsa no podría continuar ejerciendo sus tareas en la Congregación para la Doctrina de la Fe y las universidades pontificias.

“Los otros aspectos de su situación competen a su Ordinario diocesano. A pesar del respeto que merecen los hechos y circunstancias personales y las reflexiones sobre ellos, la elección de declarar algo tan clamoroso en la víspera de la apertura del Sínodo resulta muy grave y no responsable, ya que apunta a someter a la Asamblea sinodal a una presión mediática injustificada”, remarcó Lombardi.

Charamsa, tras su declaración condenó al Vaticano acusándolo de “hacer un infierno” la vida de millones de homosexuales a nivel mundial, criticando a los altos cargos de la iglesia católica de “perseguir” y generar sufrimiento en las familias con miembros gays y los propios católicos homosexuales. Además, reveló que el clero católico estaba constituido por una amplia cantidad personas gays, pero también por miembros “violentamente homófobos”.

La declaración del miembro de la iglesia católica desató una polémica en Roma, pues el anuncio fue ofrecido un día antes a la reunión de 27 padres sinodales, donde se abordarían nuevos modelos familiares. Se presume que la intención del polaco fue incentivar o por lo menos entablar las bases para un debate sobre esta situación.

“No podía más. Llega un momento en el que algo se rompe dentro de ti y no puedes seguir negando la propia identidad sexual, aunque la Iglesia te rechace. No puedes seguir viviendo dentro de un armario espiritual y existencial. La posición de la Iglesia de hoy podría ser justificable, pero hace 100 años”, comentó posteriormente Charamsa en una entrevista concedida al diario El Mundo.

Pero, ¿Quién es la pareja del polémico padre

Eduard Planas, un hombre catalán, es la pareja del sacerdote Krzysztof Charamsa, quien en aquella oportunidad publicó en su cuenta de Twitter que él y su pareja recibieron muchas muestras de apoyo tras revelar su homosexualidad.

Debido a que Planas es de descendencia catalana demuestra el por que Charamsa decidió conceder una entrevista a una emisora de radio de la región, donde se posicionó a favor y abogó abiertamente sobre la autodeterminación de Cataluña, a título personal.

Tras la polémica causada sobre la relación entre ambos, uno año más tarde el sacerdote polaco publicó su primer libro La Primera Pietra, en español traducido a La Primera Piedra, edición en la que denunció la “homofobia patológica de la iglesia católica”, el padre expresó que con su publicación no atentaba contra la iglesia católica sino contra la hipocresía dentro de esta.

“La intención de mi libro es expresar la liberación humana, reflexionar sobre las grandes decisiones de la vida, sobre la conciencia, sobre la libertad y el amor. Todo ello por medio de la historia humana de un gay creyente. Es un libro de esperanza y de libertad, de identidad personal afirmada. Por eso está libre de resentimientos o de rencores. Pero comunica también una clara denuncia del drama de la homofobia católica, que no es sino un resentimiento. Se debe nombrar el mal para sanarlo. Mi libro nace de la historia de un autor que es feliz”, declaró Charamsa para el medio Dos Manzanas.

Krzysztof Charamsa se mantuvo firme en sus convicciones, motivado a declararse abiertamente homosexual y con una relación estable para sentirse liberado, y fuese una ocasión para que otras personas pudieran reflexionar sobre “la consciencia y el derecho a ser uno mismo”, tanto para las parejas homosexuales, como para la comunidad heterosexual.