La historia del sexo oral data de la época a.C., con menos tabúes y más placer

El Kamasutra, uno de los libros sexuales por excelencia, dedica un capítulo completo a posiciones para el disfrute de la felación o el cunnilingus

Foto referencial / Internet

EnEspañol24.com.- Pese a que en la actualidad existen todavía tabúes en torno a las prácticas sexuales, cada vez hay más personas dispuestas a dar o recibir sexo oral bien sea con sus parejas o con relaciones esporádicas, dejando a un lado una visión de las relaciones íntimas basada en el coito.

La historia del sexo oral es tan vieja como el sexo en sí, en la Ilíada, escrita por Homero en el siglo VII a.C., apareció por primera vez el término y es que las mujeres de Lesbos tenían una gran capacidad y experiencia en este oficio. Además, también se habla de Cleopatra, quien supuestamente fue capaz de realizar felaciones a 100 soldados romanos en una noche.

En la antigüedad, los atenienses disfrutaban recibir los servicios de las cortesanas bien educadas (hetera), que se especializaban en la práctica del sexo oral. Según el orador Demóstenes, los griegos poseían “heteras para nuestro placer, concubinas para las necesidades diarias y esposas oficiales para tener hijos legítimos y limpieza en la casa”.

Los romanos por su parte practicaban con cierta frecuencia el sexo oral y para ellos tenía diferentes significados, que iban de acuerdo al contexto en que se realizara, servía como placer y validación de poder para quien lo recibía. También podía ser visto como un castigo

En el caso de practicar sexo oral a los hombres se denomina ‘felación’ y hacia las mujeres ‘cunnilingus’. El primer término se documentó por vez primera en el Libro de los Muertos de los Egipcios, según narra que Isis despertó a su esposo muerto Osiris, con una felación y, además, trajo al mundo a Horus.

En cuanto al cunnilingus, hay que adentrarse en la cultura china, donde se hace referencia la emperatriz Wu Hu que llegó al harén del emperador Taizong con 14 años de edad. Ella generó una polémica de gran tamaño al continuar en el harén del hijo de Taizong tras la muerte de este. Pero con relación al sexo oral, reprochaba y cuestionaba la felación, alegando que denigraba a la mujer, por lo que instauró que todo dignatario que la visitara en su palacio, cuando ocupó el trono de China, debía hacerle cunnilingus y hacerla llegar al orgasmo, pues de alcanzar el clímax, no los escuchaba.

En algunas culturas el sexo oral ha sido considerado una práctica ancestral y sagrada, mientras que en otras sigue siendo un tema tabú. Sin embargo, este ha sido un tema de gran interés desde la antigüedad, tanto que el famoso Kamasutra contiene un capítulo completo a esta práctica donde expone diferentes posiciones para llevarla a cabo de una forma cómoda y placentera.

“Garganta Profunda” y su influencia en el sexo oral

Se puede decir que en el siglo XX, fue cuando se estuvo en presencia, con la revolución sexual, de la práctica por igual en hombres y mujeres. El cine y la cultura de la época tuvieron una marcada influencia, pues películas como “DeepThroat”, de los años 70, exponen una felación explícita.

Esta producción audiovisual tuvo opiniones encontradas por parte de liberales y conservadores, pues los últimos no estaban de acuerdo y pedían su eliminación. Sin embargo el auge del sexo oral tuvo un repunte, aunque principalmente en el caso de la felación, pues siempre ha tenido mayor incidencia que el cunnilingus.

Un estudio realizado por The Journal of Sexual Medicine determinó que únicamente 55% de los hombres en las edades comprendidas entre 20 y 24 años practicaron sexo oral en 2020, mientras que 75% de las mujeres admitió que sí lo realizaban.

Mientras que, 69% de los hombres entre 30 y 39 años ofrecían cunnilingus y 59% de las mujeres practicaban la felación, lo que arrojó que a mayor edad el sexo oral se torna más recíproco. No obstante, es importante aclarar que tanto con el sexo oral como el resto de los encuentros sexuales se debe mantener la higiene por encima de todo.