La prostitución, el oficio más antiguo del mundo que no ha perdido vigencia en la actualidad

Existen a lo largo de la historia, diferentes maneras de ejercer el rol de prostituta dependiendo de la sociedad en la que se encuentren

Foto de AFP

EnEspañol24.com.- La prostitución se practica desde la antigüedad hasta la actualidad y es descrita como la profesión más antigua del mundo y, pese a los diferentes movimientos y acciones para eliminarla, casi todos han sido en vano.

La prostitución se define como la práctica de mantener relaciones sexuales con otras personas bajo el fin de obtener beneficios económicos. Las mujeres son quienes principalmente la ejercen y los hombres casi siempre son los principales clientes. Sin embargo, la prostitución masculina también se hace presente, pero en menor escala, y a quienes le ofrecen sus servicios son de su mismo sexo.

El término viene del latín ‘prostitutio’ teniendo el mismo significado que en la actualidad y que a su vez deriva de otro término, prostituere, que significa literalmente exhibir para la venta. En la Biblia también se hace referencia a la prostitución, en el Génesis 38, donde Tamar se hace pasar por prostituta en una carretera, siendo contratada por Judá, pero su objetivo solo era quedar embarazada de él.

Las prostitutas, así como actualmente ocultan sus negocios bajo el disfraz de casas de masajes o los anuncian con luces rojas, en la Edad Media (s.XII) los disimulaban como si se tratara de tabernas, colgando un ramo en su puerta, de ahí a que se les haya empezado a llamar ‘rameras’.

Prostitución en Mesopotamia y zona mediterránea

El origen de la prostitución se remonta al siglo XVIII a.C. en la antigua Mesopotamia, para aquel momento ya existían leyes para la protección de las prostitutas. En Babilonia, todas las mujeres al menos una vez en su vida debieron prostituirse con un extranjero como muestra de hospitalidad y se realizaba en el santuario de Militta y no era mal visto en aquel entonces, por el contrario, era un acto normal.

Este rito tiene su origen en la diosa de la cultura sumeria Innana, diosa de la belleza y la sensualidad, sus sacerdotisas se consagraban vírgenes al servicio del templo, mantenían relaciones con quienes dejaban ofrendas económicas en el templo a la Diosa, siendo esta la protectora de las prostitutas y amoríos extramaritales.

Los fenicios y griegos de la Edad del Bronce también practicaron la prostitución en honor a Astarté, la diosa de la fertilidad y la madre naturaleza. Pese a estar prohibida por la ley judía, en Israel se realizaba estas prácticas.

Fenicia atravesaba por una situación compleja puesto que atendía las creencias religiosas de la civilización mediterránea. De acuerdo con la tradición, generalmente se realizaban ceremonias en honor a la Diosa de la fecundidad, donde las mujeres de golpeaban a si mismas y luego ofrecían a la Diosa sus cabellos.

La prostitución en Grecia

Desde la época arcaica la prostitución fue una actividad cotidiana dentro de las ciudades más importantes de Grecia, principalmente en las zonas portuarias, donde era el trabajo legal de una gran cantidad de personas, posicionando la economía a un alto nivel.

El rey Solón ordenó la creación del primer burdel en Grecia, en el siglo VI a.C. en Atenas, pero se hizo la salvedad de prohibir el proxenetismo, todos los beneficios que dejó el burdel fueron y son usados construir un templo a Afrodita, Diosa del amor, la lujuria, belleza, sexualidad y más.

En Grecia existía tres categorías de prostitución:

  • Chamaitypa`i: Trabajaban en el exterior
  • Gephyrides: Trabajaban cerca a los puentes
  • Perepatetikes: Trabajaban en las calles, donde encontraban a sus clientes para luego ir a sus hogares.

Prostitución en la Antigua Roma

Roma puede ser considerada “el paraíso de la prostitución”, en la Antigua Roma se observa por primera vez el término “prostitutere” y tenía una libertad sexual desenfrenada, las personas podían tener relaciones sexuales con quienes quisieran, lo único que no debía perderse era los códigos morales y sociale, de resto disfrutaban de su sexualidad a plenitud.

Las mujeres eran altamente educadas tanto para satisfacer las necesidades sexuales, como para sostener una conversación de altura. La prostitución de las mujeres en Roma tenía varias categorías, desde Prostituta hasta Meretrix o Delicatae, esta última solo ofrecía sus servicios a altos cargos como generales o senadores.

Llega la Edad Moderna

En la Edad Moderna, se comienza a difundir la prostitución con una apariencia más noble y puritana. En las grandes capitales, como Roma o Venecia, el número de cortesanas, un miembro más del sequito del rey que no necesariamente debía ejercer la prostitución, era la que se encargaba hacer cumplir de forma estricta los reglamentos y solicitudes.