La Vega, lugar de montañas y santuarios religiosos en la República Dominicana

Fue una de las cinco provincias originales en la Constitución de San Cristóbal de 1844, por lo que es un lugar cargado de historia en cada una de sus esquinas

Imagen de OK Diario

EnEspañol24.com- En el corazón de República Dominicana se encuentra una de las ciudades más antiguas del país, se trata de La Vega, localidad famosa por sus fiestas de carnaval, así como por guardar el culto a la patrona de los dominicanos: La virgen de las Mercedes.

La Vega fue una de las cinco provincias originales en la Constitución de San Cristóbal de 1844, por lo que es un lugar cargado de historia en cada una de sus esquinas, calles y casonas. Al sur de la provincia se pueden encontrar los parajes de montaña más hermoso de toda República Dominicana, ubicados entre las poblaciones de Constanza y Jarabacoa.

Esta tierra de gracia es el lugar ideal para hacer ecoturismo y turismo de aventura. En el país insular se considerada que las tierras más ricas y fértiles se encuentran en esta provincia, sumado a una vocación del trabajo y hospitalidad de sus habitantes.

Sus viajeros podrán disfrutar de caminatas por sus montañas, sentir la gramilla húmeda, ver altivos árboles centenarios; el intenso olor a savia, el estridente sonido de las cigarras y las cotorras, o el placentero canto de los ruiseñores. Ahora bien, si en las próximas vacaciones te fijas como destino esta hermosa provincia dominicana, te recomendamos visitar estos lugares:

Carnaval de La Vega

Las autoridades de la ciudad calculan que más de medio de millón de turistas acuden a las celebraciones carnestolendas. En La Vega existe toda una industria del entretenimiento que inicia a principios de años, con el objetivo de regalar a los locales y sus visitantes la mejor experiencia en carnavales caribeños.

Lo más tradicional de la fiesta, son los sonidos de los ‘demonios traviesos’, personas que se visten con máscaras y cuernos y saltan a las calles a realizar travesuras a los espectadores.

La Vega vieja

Al norte de la ubicación actual de la ciudad capital de la provincia, se encuentran las ruinas de la localidad original fundada en 1494 por Cristóbal Colón, hoy en día clasificado como parque nacional. En este sitio arqueológica yacen los cimientos de uno de los primeros poblados que fundó Colón junto a un puñado de pobladores españoles.

En este lugar aparte de visitar las ruinas, también es recomendable pasear por el museo el cual expone varias piezas de herencia taína y española.

Santo cerro

En considerado como uno de los lugares más sagrado de toda República Dominicana, porque es donde se encuentra el Santuario a Nuestra Señora de las Mercedes, ermita envuelta en una leyenda desde los tiempos de la conquista.

Según los historiadores, durante una batalla con los indígenas taínos Colón colocó una cruz en la cima de una colina al lado de la iglesia y cuando los taínos trataron de atacarla, la Virgen de Nuestra Señora de Mercedes se hizo presente en el lugar y los ahuyentó.

En esta colina se realiza la peregrinación más grande de la isla, cuando el 24 de septiembre los dominicanos acuden por miles para venerar la cruz del Santo Cerro y a la patrona de República Dominicana.

Visite Constanza

Toda la localidad es una cima con un clima agradable en el centro del país, entre los 10°C y 20°C es considerada una zona privilegiada y como una de las más agrícolas de República Dominicana.

Con sus 1.283 metros sobre el nivel del mar, los oriundos hacen referencia a Constanza como la Suiza del Caribe, mientras sus visitantes pueden recorrer los valles con vistas panorámicas en las montañas.

Visite Jarabacoa

Es un centro turístico con paisajes montañosos que se eleva a más de 600 metros sobre el nivel del mar. Durante todo el año mantiene temperaturas frescas y verdes prados que pueden ser recorridos montando caballos o en largas caminatas.

En Jarabacoa se puede practicar ciclismo de montaña, lanzamientos en parapente, escalar el popular Pico Duarte el cual es la montaña más alta del Caribe, a 3.098 metros sobre el nivel del mar. A pesar de que tiene un buen número de pequeños hoteles, la zona es un destino para vacacionar en casas de campo.

Referencias