Los ataques contra aeródromos en Rusia exponen las vulnerabilidades en su defensa

Enespanol24.com- El Ejército ruso reduce a un ritmo vertiginoso su arsenal de misiles de precisión con sus ataques masivos contra la infraestructura ucraniana, según aseguran Kiev y Occidente, que además toman nota de la vulnerabilidad de la propia defensa de Rusia a raíz de los ataques contra aeródromos en el interior del país.

Todo ello mientras que el presidente ruso, Vladímir Putin, admitió hoy que defenderá al país con “todos los medios a su alcance” y que la guerra en Ucrania podría “ser un proceso prolongado”.

El vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev, reiteró la víspera que el país tiene “suficientes armas de todo tipo” para asegurar “la soberanía, la independencia, la integridad territorial y el bienestar de todo el país”.

Occidente lleva meses advirtiendo de que Rusia “ya ha gastado una gran proporción de sus misiles adecuados contra objetivos tácticos”, en palabras de la inteligencia británica.

EL ARSENAL DE RUSIA SE REDUCE PERO AÚN PUEDE GOLPEAR

Los rusos “están usando realmente las reservas de misiles balísticos y de crucero, y en muchas categorías ya han ido mucho más allá de los límites de la reserva que necesitan en caso de ataque” enemigo, señaló el ministro ucraniano de Defensa, Oleksii Réznikov.

Según sus cálculos, Rusia ha reducido hasta un 13 % las existencias de misiles de corto alcance Iskander, cuando lo necesario para asegurar su defensa sería entre un 25 % y 30 %.

Además, tras el último ataque masivo el lunes contra la infraestructura energética de Ucrania, Moscú ya solo cuenta con un 30 % de misiles de alta precisión Kalibr, sostuvo.

“Lo único por lo que no estamos tan contentos es que tienen una gran cantidad de misiles S-300, tienen miles. No solo se sirven de misiles de defensa aérea, sino que los lanzan en el modo tierra-tierra” para tratar de aterrorizar las regiones de Járkov, Zaporiyia, Jersón, Donetsk y Lugansk, afirmó Réznikov.

El jefe de la inteligencia militar ucraniana, Kyrylo Budánov, advirtió que Rusia aún puede efectuar varios ataques masivos.

“El arsenal de armas de alta precisión de Rusia ya está a punto de agotarse. Durante mucho tiempo el nivel ha sido crítico. Sin embargo, como podemos ver, han decidido llegar a cero”, dijo en la televisión ucraniana.

Según Budánov, esto perjudica a la propia Rusia, que sigue produciendo misiles pero “en cantidades pequeñas” y solo “algunos modelos” debido a las sanciones occidentales.

FABRICACIÓN DE MISILES RECIENTE

La ONG británica “Investigación de Armas en Conflictos” (CAR) ha publicado un análisis en el que afirma que misiles de crucero utilizados por Rusia en el ataque masivo contra Ucrania el 23 de noviembre fueron fabricados como mucho dos meses antes de su uso.

Se trataba de misiles Kh-101 guiados, que dependían de componentes y tecnologías producidas por empresas en EEUU y Europa.

El Pentágono estudia de cerca la cantidad de municiones que Rusia utiliza en la guerra para elaborar sus planes militares y de contingencia, indicó el jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, general Mark Milley, según la agencia Ukrinform.

OCCIDENTE TOMA NOTA DE LAS VULNERABILIDADES RUSAS

De la misma forma Occidente saca conclusiones de los ataques con drones contra las bases de la aviación estratégica rusa en la región de Riazán y Sarátov -a varios cientos de kilómetros de la primera línea del frente-, y contra un depósito de petróleo del aeródromo de la región de Kursk, que sí tiene frontera con Ucrania.

Moscú atribuye los primeros dos ataques a drones propulsados de la era soviética de Ucrania, que aún no ha reconocido oficialmente la autoría.

Según la inteligencia británica, se trata de “uno de los fracasos estratégicos de protección de fuerzas más importantes desde la invasión de Ucrania”.

El Ministerio ruso de Defensa ha asegurado que su sistema antiaéreo interceptó los drones y que dos bombarderos sufrieron daños “insignificantes” por la explosión de los fragmentos y su caída.

Expertos militares occidentales creen no obstante que lo ocurrido demuestra no solo que Kiev es capaz de atacar al enemigo a una gran distancia, sino también que los sistemas de defensa antiaérea de Rusia son mucho más débiles de lo que se creía.

El mayor del Ejército de EEUU retirado Mike Lyons, destacó en la cadena CNN el hecho de que Ucrania tenga la capacidad de modificar drones con tecnología de la década de los años 70 y que, además, esos aparatos no tripulados lograran atravesar “las plataformas de defensa antiaérea rusas”.

“Es algo inédito. Pensábamos durante la Guerra Fría que eso era simplemente imposible”, recalcó.

Ben Hodges, teniente general y excomandante de las fuerzas de EEUU en Europa, sostuvo a su vez que si Ucrania ahora tiene la capacidad de atacar las diferentes bases alrededor de Crimea, “entonces las fuerzas rusas no podrán mantener la península”.