21 de abril de 2024

Luis Fonsi arranca en su casa de Madrid la celebración del triunfo de la música en español

Enespanol24.com Con motivo de sus 25 años de carrera, Luis Fonsi ha celebrado este viernes en su segunda casa de Madrid el inicio de una gira conmemorativa junto a amigos como Manuel Carrasco en la que, sin olvidar sus baladas más emblemáticas, cobra peso su etapa más reciente, la que explotó mundialmente con ‘Despacito’.

“No saben lo emocionados que estamos en la primera vez que me presento en este lugar tan bonito para celebrar muchas cosas, primero 25 años que ustedes nos han regalado y también el comienzo de esta gira”, ha destacado el puertorriqueño en su debut en el Wizink Center, ante unas 12.000 personas y sin más entradas a la venta desde hace tiempo.

Allí ha anunciado que en mayo lanzará su próximo álbum, ‘El viaje’, una espera que Luis Alfonso Rodríguez López-Cepero (San Juan, 1978) ha amenizado esta noche con algún anticipo en un repertorio que se ha detenido especialmente frente a la mitad más reciente de su carrera, sobre todo en sus tres últimos discos.

Entre ellos apareció ‘Despacito’, que se ha convertido en el esperado final de fiesta del concierto para ratificar que su éxito no fue anecdótico y que aún a día de hoy se mantiene como símbolo del momento en el que la música en español se puso a la altura del inglés en cifras, incluso en los países anglosajones (número 1 en 89 países, incluido EE.UU. durante 49 semanas consecutivas).

“No soy de mirar números, de contar premios… Lo que me importa es que solo trajo cosas buenas a mi vida y que conocí un lado del mundo que no conocía con mi música”, afirmó a EFE cuando se cumplió un lustro de su lanzamiento, que a su vez tuvo lugar cuando llevaba ya 19 años de carrera desde el lanzamiento de ‘Comenzaré’ (1998).

‘Quise que todo empezara en Madrid’.

Precisamente con una cuenta atrás desde el número 25 ha dado comienzo esta noche la música empujada por cinco instrumentistas y un vídeo de aviones como el que acaba de bautizar con su nombre recorriendo lugares tan distantes entre sí como Canadá y Egipto.

Tras echar el freno en España y entre fogonazos, Luis Fonsi y su guitarra rodeados por una decena de bailarines encorbatados han abierto la velada con las joviales ‘Corazón en la maleta’, ‘Pasa la página (Panamá)’ y ‘Vacío’, pero sin Rauw Alejandro sobre el escenario.

“Hay veces que uno conecta más con unos países y para esta gira quise que todo empezara en esta ciudad que me ha dado tanto”, ha explicado entonces en homenaje a Madrid, donde tiene muchos amigos y casa propia junto a su esposa, la española Águeda López.

Como guiño a la capital española ha cantado la primera canción que lo trajo a este país de promoción, ‘Imagíname sin ti’, además de otros temas como ‘Girasoles’, que compuso en pandemia para infundir esperanza y que ha intepretado junto a Elsa, la participante que apadrinó en la última edición nacional del concurso ‘La Voz’ y que se llevó finalmente la victoria.

No ha sido la única invitada. No ha estado Nicky Jam (al que se ha visto en pantalla en ‘Date la vuelta’), pero sí Abraham Mateo en lugar de Ozuna con ‘Imposible’, así como Antonio Orozco para cantar ‘Mi héroe’, Pablo López con ‘Aquí estoy yo’ y, en el tramo final, en medio de un gran alboroto, Manuel Carrasco con ‘Nada es para siempre’.

También allí ha estado la madre que lo parió (sic), a la que ha invitado a saludar en un espectáculo en el que además de mostrar su potente garganta, algún pequeño arranque coreográfico y su simpatía, Fonsi ha ofrecido imágenes íntimas de su infancia, cuando cantar era solo un sueño.

Ha puesto a Madrid a bailar con temas como ‘Calypso’, pero ha quedado claro que el público permanece igualmente enganchado a su faceta más romántica, que ha condensado primero en un popurrí con títulos como ‘Quisiera poder olvidarme de ti’ y que luego ha explotado del todo con su gran balada, ‘No me doy por vencido’, y un largo sostenido vocal que le ha deparado un gran aplauso.

A punto de llegar a las dos horas de concierto y después de otro popurrí más dinámico en el que se ha atrevido a versionar incluso ‘I Wanna Dance With Somebody’ de Whitney Houston han llegado los bises, con la reciente ‘Santiago’ en formato acústico, el dúo con Carrasco y las imprescindibles ‘Échame la culpa’ y ‘Despacito’ en plena celebración de esta estrella que conquistó el mundo cantando en español. EFE