Merengue dominicano: De música campesina a ritmo mundial

Es la música nacional de República Dominicana, pero su baile y música se esparcieron por las demás islas caribeñas y en los dos hemisferios del continente americano

Foto de EFE

EnEspañol24.com- Música campesina, perico ripiao o merengue dominicano son los términos que se otorgan a la música y/o baile originario del este de la isla La Española, en el territorio que hoy comprende la República Dominicana.

Más que un ritmo contagioso y que de seguro pondrá a bailar a chicos, grandes y adultos mayores, se trata de un estilo de vida representativo del país caribeño que demuestra el dinamismo la diversión y arraigo a las tradiciones populares de todos los dominicanos.

El merengue es la música nacional de República Dominicana, pero su baile y música se esparcieron por las demás islas caribeñas y en los dos hemisferios del continente americano, con especial recepción en naciones como Venezuela, Colombia, Panamá, México y partes de Estados Unidos.

Comienzos

Las raíces del ritmo se remontan a la época colonial, la llegada de los esclavos africanos y el sincretismo con los instrumentos de ambos estamentos. Pero su popularización y expansión se inició a partir del siglo XIX.

La primera denominación fue la de música campesina al llegar a las grandes ciudades, donde se mezcló con el sonido del acordeón que le impregnó una mejor sonoridad a la tradicional güira y tambora.

En esa expansión fue clave la figura del compositor y cantautor Francisco “Ñico” Lora, considerado como uno de los padres del merengue, aunque a principios del siglo XX se le denominaba como perico ripiao.

Música

Combina elementos de géneros europeos de la época colonial como la contradanza sincretizado con los instrumentos musicales de los esclavos africanos.

El esquema rítmico tradicional del merengue son compases de dos por cuatro; aunque algunas orquestas tocan cuatro por cuatro, en este caso se trata de agrupaciones de cinco músicos que incluyen instrumentos de cuerda, también, se da el caso de un trío con güira, tambora y acordeón.

El contenido de las letras asemeja a historias de amor o desamor, así como a personajes pintorescos de la cultura popular.  El baile es uno de los más rápidos de los géneros caribeños, ya que consta de dos pasos y un coordinado movimiento de la cadera.

Perico Ripiao

Es el ritmo más básico del merengue que emergió de los caseríos pobres del interior del país. Fue rechazado por la clase media y los más pudientes de la isla al catalogarlo como música campesina. Aun así es considerado como el símbolo del país, refleja una investigación de etnomusicología de la profesora Sydney Hutchinson.

El merengue de orquesta

Emergió en los años 50 con el auge de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, seguían el esquema de las orquestas de Big Band para ser aceptadas por la mayoría de los renglones de la sociedad dominicana.

Precisamente este ritmo fue el que se popularizó en la ciudad de Nueva York a principios de los 60 con la migración masiva de dominicanos a Estados Unidos. Mantuvo como a sus principales exponentes a Joseito Mateo, Alberto Beltrán, Vinicio Franco, Francis Santana y Frank Cruz.

Década de los 70

Podría ser considerada como la edad de oro del ritmo caribeño, cuando en la mayoría de las fiestas latinoamericanas debía sonar por lo menos una pieza de merengue. Durante esta etapa se popularizaron las voces de Wilfrido Vargas, Fernando Villalona, Sergio Vargas, La Patrulla 15 y los Hermanos Rosario.

Merengue urbano

A finales de los años 90 con el auge de la cultura hip hop, se mezcló el contagioso ritmo dominicano con música electrónica y el sonido del rap. Los artistas que impulsaron este nuevo etapa fueron los recordados Sandy y Papo, Fulanito, Proyecto Uno e Ilegales.

Referencias