Movimiento cubista dentro de la pintura del siglo XX

El cubismo se replantea las formas, la perspectiva, el movimiento, el volumen, el espacio y el color; para crear un lenguaje y técnica pictórica única

Imagen de Artie_Navarre en Pixabay

EnEspañol24.com- El movimiento cubista dentro del arte pictórico es una referencia obligatoria a las obras de Pablo Picasso y George Braque. Ambos son los impulsores de esta nueva perspectiva artística, que cautivó al mundo en los albores del siglo XX.

La primera obra del movimiento podría datarse en 1907, cuando el español Picasso culminó Las Señoritas de Avignon. La pintura, inspirada en un burdel de la ciudad de Barcelona, sería el punto de partida del cubismo.

Otros grandes maestros sumados al movimiento y que profundizaron en los estudios de la forma y la abstracción de las figuras fueron: Juan Gris, Fernand Leger, Jean Metzinger y Albert Gleizes.

Influencia de Cézanne

Todos tomaron la influencia del impresionista Paul Cézanne, caracterizado por romper con los estigmas religiosos de las escuelas tradicionales durante la segunda mitad del siglo XIX. Pero, a diferencia de los demás artistas del Impresionismo que plasmaban en los lienzos brochazos rápidos sin ángulos, Cézanne buscó pinceladas constructivistas que abrieron la senda al mundo artístico del siglo XX.

Cézanne buscaba una comprensión más profunda de la realidad. Por ello, es denominado como el padre de la pintura moderna, así como el más prolífico del movimiento posimpresionista, logrado gracias a su fórmula: forma-color.

En las obras de Cézanne existe una pintura de volúmenes, de formas. Los objetos deben ser relacionados entre sí y vistos desde diferentes puntos de vista. Los que causa una libre perspectiva del plano.

Cubismo

Con esta inspiración, el cubismo se replantea las formas, la perspectiva, el movimiento, el volumen, el espacio y el color; para crear un lenguaje y técnica pictórica única, para evocar nuevas sensaciones en el espectador y en el artista durante la producción.

El admirar una obra de arte del cubismo, no se observa simplemente una pintura, porque esta debe ser reconstruida en la mente para comprenderla. La relación dependerá de un nivel de experiencias y desarrollo de los sentidos, únicos en cada persona. El cubismo es caracterizado como un arte mental.

La obra cubista tiene valor en sí misma, como medio de expresión de ideas. Puede lograr una interdependencia de los objetos o motivos de la naturaleza. Esto se logra al descomponer en partes mínimas cada trazo, cuadro y cuadros.

El cubismo desaparece las gradaciones de luz y sombra, mientras los colores representados no se utilizarían en la realidad. Las formas geométricas prevalecen en las composiciones: cubos, cilindros, esferas.

Etapas

Cubismo Analítico

Está caracterizado por la descomposición de la forma y por el uso de múltiples figuras geométricas que las representarían. El objetivo es examinarlas y ordenarlas por separado. Estas obras son las más difíciles de analizar.

Cubismo Sintético

A diferencia del cubismo analítico, la obra resume su fisonomía esencial, es de libre reconstitución de la imagen del objeto disuelto. Las figuras serán vistas por todos sus lados. Algo fundamental en esta etapa es la técnica del collage, así como la utilización de elementos de la vida cotidiana como papeles, telas y objetos diversos. Braque es el máximo exponente del cubismo sintético, donde ya no interesa el análisis minucioso, sino la imagen global.

Referencias