Hera, la reina del Olimpo envuelta por la venganza e infidelidad

Su historia está enmarcada por su venganza hacia las diferentes amantes de su esposo, Zeus.

Foto: Web.

Fue esposa de su hermano Zeus y este se encargó de tener amoríos con otras mujeres mientras seguía casado con ella

Hera, la reina de los dioses en la mitología griega, hija de Cronos y Rea, fue la hermana y mujer del Dios Zeus, pero también fue considerada la Diosa del matrimonio y la protectora de las mujeres casadas y su nombre se deriva del eolio “era”, hipóstasis de la tierra o del sánscrito “swar” (El Cielo).

De acuerdo con el poeta Hesíodo, Hera fue una de las víctimas de la furia de su padre, pues Cronos quería evitar que sucediera lo que él hizo con su padre, destronarlo del poder, por ello, a medida que iban naciendo los devoraba uno a uno, sin embargo, uno de sus hijos logró salvarse, y cuando creció desafió a su padre derrotándolo y obligándolo a que escupiera a cada uno de sus hijos, entre ellos se encontraba Hera, quienes se unieron para dejar fuera del poder a su padre.

Luego de lo sucedido, los hijos de Crono se repartieron entre ellos el mundo y Hera fue seleccionada por Zeus como su legítima esposa, papel que tuvo que cumplir con resignación tras los múltiples amoríos de su esposo. Pero ella no se quedó de brazos cruzados y propinó diversas venganzas a las amantes de este, y sus hijos no se salvaron de la cólera de Hera.

Heracles el hijo de Zeus con una mortal

Heracles, el hijo de Zeus con la mortal Alcmena, no se salvó de la furia de Hera, cuando esta se enteró que la amante de su esposo iba a tener un primogénito, le envió malformaciones a las piernas para evitar el embarazo, sin embargo una sirvienta logró engañar a la Diosa asegurando que el niño ya había nacido, pero cuando se enteró del engaño transformó a la criada en comadreja.

Hera continuó con sus planes de venganza, y le envió al recién nacido dos culebras, pero este heredó la fuerza de su padre y asesinó a las serpientes con sus manos. También se cree que la vía láctea guarda relación con estos dos seres, pues Zeus la engañó para que amamantara a Heracles y cuando esta se dio cuenta, arrancó al niño de su pecho con violencia, y se dice que las gotas de leche que se desprendieron de su pecho quedaron fijas en el firmamento.

Cuando Heracles creció, Hera no dejó su venganza y lo obligó a obedecer a los trabajos de Euristeo, rey de Micenas, sin importar cuál fuera la encomienda, pero el hijo de Zeus logró llevar a cabo con éxito todas las pruebas y tareas que pusieron en el camino.

Hera y las amantes de Zeus

Entre otras cosas de la vida de Hera, sin duda la más sobresaliente es la de sus venganzas hacia las amantes de Zeus y los hijos que tenía con estas. Sin embargo, Zeus nunca se veía envuelto en las arremetidas de su esposa, pese a que este tomaba por la fuerza a las mujeres o mediante engaños.

Se desconoce si la Diosa fue infiel a su esposo, por ello se puede presumir que por ello es la divinidad protectora de la estabilidad familiar y la fidelidad. Con Zeus tuvo a Ares, el Dios de la guerra; Hebe diosa de la juventud, Ilitía, diosa de los partos; y Eris, diosa de la discordia.

Características de Hera

La Diosa de todos los dioses se describe como la más bella de la Antigua Grecia, pero también se conoce por ser celosa y vengativa, viviendo solo para su esposo Zeus. La propia Hera se consideraba como la Diosa más bella, siendo sumamente apasionada con todo lo que realizaba.

Gracias a su posición en el Olimpo tenía siempre en mente hacer que los demás la respetaran y también su poder, por ello se consideraba alguien antipática, por ello fue una de las deidades más temidas y poderosas del Olimpo.