Mujeres anorgásmicas, la dificultad femenina para llegar al clímax

En la mayoría de las féminas se necesita una estimulación directa del clítoris para llegar al clímax.

Imagen: Pixabay.

En algunos casos pueden no alcanzar el clímax durante las relaciones sexuales, frustrando a quien padece esta situación

La sexualidad es una de las partes fundamentales en la vida de muchos, sin importar su sexo o identidad de género. El objetivo de toda práctica sexual en cualquiera de sus presentaciones es alcanzar el orgasmo, pero ¿qué sucede cuando esto no es así, cuando hay falta de orgasmo al mantener relaciones sexuales?

En ese caso, se habla de anorgasmia, un término médico que describe la dificultad para alcanzar el orgasmo después de una estimulación sexual completa, o la falta de los mismo. Esta situación puede crear un problema de inseguridad para quien la padece, llegando a interferir en la relación de pareja.

Alcanzar el orgasmo puede tener variaciones en la intensidad y, en el caso de las mujeres, la frecuencia de estos y la cantidad de estimulación para llegar al clímax suele ser cambiante. En la mayoría de las féminas se necesita una estimulación directa del clítoris, puesto que no alcanzan un orgasmo solo con la penetración.

A algunas mujeres suele preocuparle la escasa actividad orgásmica que registra su cuerpo o la incapacidad de alcanzarlo, generándoles angustia. Existen diferentes tipos de anorgasmia que van desde la completa eliminación del orgasmo hasta aquella que varía dependiendo en la circunstancia en la que se encuentre la mujer.

Anorgasmia de toda la vida: En este caso la mujer a lo largo de su vida nunca ha sentido un orgasmo.

Anorgasmia adquirida: Anteriormente la mujer solía tener orgasmos, pero ahora presenta dificultad para alcanzar al clímax.

Anorgasmia circunstancial: Aquí la mujer solo puede tener orgasmos en ciertas ocasiones, bien sea por medio del sexo oral o la masturbación. En ocasiones también se puede presentar que llega a clímax solo con una pareja específica.

Anorgasmia generalizada. En este punto, la mujer no puede tener orgasmos bajo ningún concepto y con ninguna pareja.

Existen diferentes situaciones por las que la mujer atraviesa o sufre de anorgasmia, entre ellas se destacan factores físicos, psicológicos, cultura o creencias religiosas, la conexión con la pareja también puede afectar en la llegada al clímax de la mujer, dificultándola o desapareciéndola. Para ello hay diferentes tratamientos que ayudarán a que esta condición disminuya o desaparezca y volver a disfrutar de una vida sexual plena, pero dependerá de la causa que la genere, y un especialista será el encargado de establecer el tratamiento adecuado.

Sin embargo, en la mayoría de las mujeres, una parte esencial del tratamiento se basa en la consideración de los problemas de relación y los factores de estrés cotidianos. También resulta positivo el entender tu cuerpo e intentar distintos tipos de estimulación sexual, para conocerse y saber qué le genera placer y ponerlo en práctica.