Mujeres con baja autoestima son infelices hasta en la cama

Los problemas relacionados con la autoestima se presentan en todos los ámbitos de la vida, desde las relaciones de pareja hasta el núcleo familiar.

Foto: Pixabay.

La inseguridad lleva consigo que no disfruten de su cuerpo ni de las relaciones sexuales al sentirse incómodas consigo mismas

Antes de profundizar en el tema, es importante definir o aclarar el término ‘autoestima’, este hace referencia a la percepción que tenemos sobre nosotros mismos y cómo nos consideramos, tanto en la parte física como internamente. Pese a que puede ser relacionado únicamente con un asunto personal, el entorno tiene implicaciones en la valoración personal que tiene cada uno de los seres humanos sobre sí.

En el caso de las mujeres particularmente, son muy pocas las que tienen una autoestima equilibrada y estable de forma continua. La autoestima debería ser considerada imprescindible y cuidarla de esa manera, así como comer, respirar o ir a trabajar, con el fin de evitar que esta se desplome y caiga al suelo y atraiga los problemas que la acompañan.

Cuando una mujer tiene baja autoestima, suele convertirse en un ser dependiente, busca compañía para no estar sola en ningún momento, para ir al cine, resolver un problema, tomar decisiones o algo tan sencillo como el lugar donde pasará sus próximas vacaciones. Esto sin mencionar cuando conviven en una relación de pareja.

En este caso se suma una dependencia emocional, hay personas que tienen la certeza de que sin amor no son nada y su vida carece de sentido, pues no tienen un objetivo que las haga sentirse motivadas. Pues el amor que requieren para superarse y salir adelante, es decir el propio, lo buscan o visualizan en otra persona.

En caso de romper una relación se deprimen, sintiéndose indefensos, sin propósitos o capacidades propias para hacer frente a la vida que se les va de las manos al no contar con alguien que sea su apoyo, esto por el nivel de dependencia al que pueden llegar a estar condenados, precisamente por no tener una autoestima alta.

Los problemas relacionados con la autoestima se presentan en todos los ámbitos de la vida, desde las relaciones de pareja hasta el núcleo familiar, derivando en un mal o poco desenvolvimiento en las tareas profesionales, laborales, familiares y sentimentales, pues es una situación negativa que se retroalimenta para obtener poder y así mantener a la persona en ese hueco, del cual logran salir con ayuda especializada.

Baja autoestima, baja sexualidad

La autoestima puede dejar consecuencias también en la parte sexual, haciendo el momento de sexo algo incómodo e insatisfactorio, lo que lleva a hundirse más en esta situación negativa, pues recordemos que las relaciones sexuales son un aspecto importante en la vida.

Las experiencias vividas en este ámbito también pueden marcar la autoestima, ofensas, rupturas traumáticas, abusos, malos tratos y otras situaciones pueden generar rechazo o temor a la práctica sexual, impidiendo que sea placentera.

Sin embargo, existe la otra cara de la moneda, cuando las relaciones sexuales son satisfactorias la autoestima tienden a presentar niveles altos, gracias a que la pareja disfruta y ambos se sienten bien estando juntos, sin duda llevará a una mejor autoestima, por ello la importancia de conocerse, saber lo que se quiere, descubrir nuevas sensaciones, disfrutar y permitirse sentir.