Mujeres pelirrojas entre mitos, encantos y debilidades

Son capaces de soportar hasta 25% más de dolor que el resto, es decir que son más fuertes en comparación con las demás.

Foto: Pixabay.

Con una personalidad atrevida, hace años fueron consideradas brujas y perseguidas hasta su muerte

Algunos estudios sitúan la aparición de las personas pelirrojas hace 500.000 años, sin embargo, no es un número preciso. Algunas de sus mutaciones se han encontrado en la secuencia de genomas de los neandertales, es decir la especie anterior al Homo Sapiens, ubicados principalmente en Europa y Oriente Medio.

También se presume que la cadena genética cuenta con 50 a 70 genes involucrados en la pigmentación, pero solo el MC1R es el responsable de que esta se torne rojiza, pues cuatro o cinco variantes de este impiden que se produzca la eumelanina, es decir la melanina corporal más común, que aporta el color marrón oscuro y, en cambio fabrica feomelanina, de color rojo.

En la actualidad donde más pelirrojas hay o se pueden observar con mayor frecuencia es Irlanda, Escocia, Inglaterra, Holanda, norte de Alemania, Islandia, y Noruega. Se cree que el gen MC1R evolucionó poblando latitudes septentrionales.

Las características físicas de estas personas hacen que llamen la atención, incluso más que una rubia. Pues no son frecuentes en el mundo y su color de piel, cabello y ojos se roba la mirada de muchos, y las mujeres pelirrojas, suelen ser el centro de atracción en cualquier sitio donde se presenten.

Cualidades de las mujeres pelirrojas

Al no representar más que un 2% de la población mundial, todas las miradas se posan sobre ellas, su cabello naranja, pecas y ojos ligeramente más claros, les brindan atributos que pueden ser considerados como “superpoderes”, pues las muestra como mujeres apasionadas, atrevidas y seguras de sí mismas.

Sumado a ello, se les atribuye el ser graciosas, provocativas y divertidas, amantes del peligro y con el deseo de vivir la vida intensamente, sin dejar que otros controlen sus decisiones, situación que las hace volverse independientes, parando el trágico por donde pasa y siendo objeto de exclamaciones de asombro y piropos.

Más allá de lo físico

La Universidad McGill (Montreal, Canadá) realizó una investigación en 2003, donde se determinó que las mujeres pelirrojas son capaces de soportar hasta 25% más de dolor que el resto, es decir que son más fuertes en comparación con las demás.

Mientras que otro estudio de la Universidad de Louisiville (Kentucky, Estados Unidos), reveló que se necesita 20% más de anestesia para que cause efecto en una persona con estas características. Sumado a ello requieren menos vitamina D que el resto gracias a que la generan con mayor facilidad y rapidez, ayudándolos a disminuir las posibilidades de padecer diabetes o artritis.

También tienen sus puntos débiles

Dentro de la desprotección que suelen tener las personas pelirrojas se encuentra que los hombres son más vulnerables que las mujeres, puesto que las hormonas femeninas, estrógenos y progesterona, actúan para producir mayor cantidad de melanina, es decir, una tonalidad más oscura en la piel, cabello y ojos, con relación al sexo masculino.

Además, la variación del MC1R los vuelve más vulnerables que el resto a temperaturas extremas, lo que implica que se ven afectados en mayor escala cuando hace calor y sienten que se congelan a temperaturas más bajas.

Mitos que los rodean

Ente 1483 y 1784 existió en Alemania la creencia de que las mujeres con cabello rojo eran brujas, por lo que fueron perseguidas. El pelo rojo era considerado una anomalía o una marca del demonio. Se cree que durante este periodo cerca de 45.000 mujeres fueron torturadas y asesinadas por su color de cabello.

Por su parte, la mitología griega apoya la creencia que las personas con pelo rojo se transforman en vampiros una vez mueren, teniendo en cuenta que estas personas deben tomar mayores precauciones a la hora de exponerse al Sol debido a la sensibilidad de su piel, por eso suelen cubrirse con sombreros, pañuelos o productos que protejan su piel.