Mujeres y el aborto: Uno de los temas objeto de controversia en la actualidad

Una de las luchas feministas incluye la interrupción voluntaria del embarazo, como parte de “los derechos sexuales”.

Foto: Pixabay.

España tiene entre sus principales objetivos legales actualizar leyes que rigen el aborto

El aborto se considera uno de los temas más controvertidos a nivel mundial, y su debate no escapa de todos los escenarios sociales. La desinformación y desconocimiento son unas de las consecuencias principales sobre prohibir esta práctica como un servicio de salud básico.

Amnistía Internacional define el aborto como un procedimiento médico que pone fin al embarazo. Una necesidad básica de atención de la salud para millones de mujeres y niñas en el mundo que pueden quedar embarazadas por diferentes motivos, y no siempre por estar en la búsqueda de un bebé.

Se estima que a nivel mundial, uno de cada cuatro embarazos termina en aborto. Por ello, una de las luchas feministas incluye la interrupción voluntaria del embarazo, como parte de “los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y defienden que se trata de una cuestión de derechos humanos y salud pública”.

Uno de los objetivos de la celebración del Día Internacional de la Mujer, cada ocho de marzo, busca manifestar y revindicar la figura femenina, darles visibilidad, romper estereotipos e impulsar un cambio hacia una sociedad más justa e igualitaria, entre lo que se destaca el aborto como uno de los pilares que se busca reforzar para la salud de estas mujeres.

Sin importar que el aborto tenga o no una condición legal, las personas necesitan este tipo de servicios a los que se pueda acceder de manera habitual y sin complicaciones, pues la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que anualmente se registran 25 millones de abortos inseguros, generalmente en países en vías de desarrollo.

Actualizaciones legislativas

En los últimos 25 años, cerca de 50 países presentaron modificación en su legislación para permitir mayor acceso al aborto, alegando, en algunos casos, que el aborto sin riesgos es fundamental para proteger la vida y la salud de las mujeres.

En el caso de España, el Instituto de las Mujeres, una dependencia del Ministerio de Igualdad, tiene como uno de sus primeros objetivos reformar la Ley del Aborto, permitiendo que las chicas de 16 y 17 años puedan abortar sin el consentimiento de sus padres. Además, prevé la incorporación de la ley de violencia obstétrica.

El propósito de esta modificación es ampliar el derecho de la mujer a decidir tanto en el embarazo como en el parto; una nueva “ofensiva en defensa de los cuerpos de las mujeres”. Además de evitar que muchas mujeres deban trasladarse a otras provincias o comunidades para ejercer su derecho al aborto.

De acuerdo con datos del gobierno, más de 6.000 mujeres deben desplazarse a otras provincias para poder abortar, y en 12 de estas deben acoger algún medio de transporte para viajar a otro punto para poder realizar esta práctica. En España, desde hace más de 35 años es legal y un derecho adquirido en la totalidad del territorio, aunque en ocho provincias y dos comunidades no se practica en 30 años.