Netanyahu se reúne con el extremista Ben Gvir para una negociación postelectoral

Enespanol24.com- Benjamín Netanyahu, que ganó las últimas elecciones de Israel, se reunió este lunes con el ultranacionalista Itamar Ben Gvir, un polémico político antiárabe con quien rechazó fotografiarse durante la campaña electoral pero con quien deberá aliarse para lograr formar un nuevo Gobierno.

El partido derechista Likud, que lidera Netanyahu, confirmó la reunión a través de una fotografía en la que aparece el ex primer ministro sentado frente a Ben Gvir, número dos del movimiento populista Sionismo Religioso, la tercera fuerza política del país que acaparó 14 escaños en las elecciones del 1 de noviembre.

Sumados a los 32 escaños que conquistó el Likud y a los 18 de los partidos ultraortodoxos, Netanyahu obtendría una mayoría de 64 escaños en una Knéset (Parlamento) de 120 para formar Ejecutivo, aparentemente el más derechista de la historia de Israel.

“Con la ayuda de Dios, actuaremos para establecer un gobierno totalmente de derechas”, comentó Ben Gvir al entrar al edificio del Likud en Tel Aviv, según la prensa local.

En la reunión de casi hora y media, Ben-Gvir reiteró su exigencia de ser nombrado ministro de Seguridad Pública y que se le otorgue al cargo mayor autoridad.

También exigió los ministerios de Educación o de Transportes para otro líder de su partido Otzma Yehudit (Poder judío) y dejó claro que sin acuerdos por escrito sobre reformas del sistema judicial y cuestiones relacionadas con la gobernanza “no hay razón para entrar en el Gobierno”, según la prensa local.

Este político ultranacionalista, quien ha enfrentado cargos en el pasado por racismo, incitar a la violencia o apoyar organizaciones terroristas, es conocido por su retórica antiárabe y actos provocadores.

Y aunque aseguró en un editorial de este lunes que ha “madurado” y “moderado” sus posturas extremistas del pasado, en su campaña defendió la expulsión de árabes “desleales” a Israel, abogó por la inmunidad total para soldados, propuso la pena de muerte para “terroristas” -término con el que la derecha se refiere a cualquier ataque de palestinos-, y prometió armar a los civiles “para que se defiendan”.

Diversas voces en Israel y la esfera internacional han expresado preocupación ante su inminente llegada al Gobierno.

En días pasados, Netanyahu se reunió por separado con el número uno de Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich, y los líderes de partidos ultraortodoxos.

Estos encuentros informales que buscan afianzar las coaliciones anteceden el inicio oficial del proceso de formación de un nuevo Ejecutivo, previsto para los próximos días.

La oficina del presidente Isaac Herzog informó que el miércoles comenzará a celebrar consultas oficiales con los líderes de partidos, y que éstas serán transmitidas en directo.

Se espera que Netanyahu reciba el apoyo de los cuatro partidos de su bloque derechista y que, posteriormente, Herzog le encargue formalmente la tarea de formar Gobierno.

Así, el primer ministro más longevo de la historia de Israel con un acumulado de 15 años en el poder recuperará el cargo que perdió en junio de 2021 a manos del llamado “Gobierno del cambio”, formado por una amplia amalgama de fuerzas que se unieron para destronarle.