Parte I |Tormenta: Mutante de los X-Men con gran poder y un pasado trágico

Este personaje apareció por primera vez en Giant-Size X-Men # 1 (mayo de 1975)

Foto de Pulp Fiction Cine

EnEspañol24.com.- Uno de los mutantes más conocidos en el Universo Marvel es Storm (Tormenta) gracias al poder que tiene de manipular el clima y otros fenómenos atmosféricos,  así como por ser uno de los primeros miembros de los X-Men.

Este personaje de ojos azules, pelo blanco y tez oscura, creado por el escritor Len Wein y el artista Dave Cockrum, apareció por primera vez en Giant-Size X-Men # 1 (mayo de 1975).

Es considerada como una de las mutantes más poderosas y defensora de la humanidad; pero su infancia fue trágica y parte de su vida fue difícil.

Origen

Su nombre real es Ororo Munroe, hija de un reportero gráfico de Estados Unidos, David Munroe, y de la princesa de una tribu africana, N’Dare, nació en Nueva York, pero a los seis meses la familia se mudó a El Cairo, Egipto, porque el padre era corresponsal en ese país.

Tras cinco años viviendo y creando recuerdos en ese país, se dio una guerra civil por lo que la ciudad se vio atacada por diversos bombardeos, uno de ellos le dio a la casa donde vivían Ororo y sus padres quedando atrapados mientras esta se derrumbaba.

Ororo vio como sus padres morían y ella quedaba apresada entre los escombros, lo que le dejó un fuerte trauma, la claustrofobia.

Debido a esto, quedó deambulando por las calles de El Cairo hasta que la pandilla de ladrones que dirigía Achmed El-Gibar la reclutó, enseñándole las artes del robo y la rapiña, convirtiéndose así en una de las mejores ladronas de esta ciudad.

Esta pandilla fue contrata por el Dr. Barrett para que recuperaran el Ópalo de Ozymandias de la tumba de En Sabh Nur; a ello fueron enviados Ororo, Nari y Hakiim, quienes se adentraron en la en el lugar pero cuando tomaron el objeto que buscaban de manos de la estatua que era Ozymandias, fueron atacados por unos Jinetes de Apocalipsis pétreos que se despertaron.

Como pudieron los ladrones se defendieron, pero Ozymandias se percató de que Ororo era una de los Doce decidió dejarla marchar con la joya.

Pero hasta ahí no llegó el peligro para Ororo, porque al salir de la pirámide cayeron en una trampa tendida por el Dr. Barrett, quien deseaba usar diversos objetos místicos para conseguir la inmortalidad.

Así que la joven se vio atrapada bajo una gran pila de rocas, pero se liberó usando sus poderes elementales por primera vez sin llegar a comprender lo que había ocurrido exactamente. Sin embargo eso no fue suficiente para que ganara así que tuvo que entregarle el ópalo a Barret, este sintiéndose victoriosos lo utilizó pero quedó petrificado alcanzando la inmortalidad como estatua viviente.

Después de eso tuvo un pequeño encuentro con Charles Xavier (Profesor X), tras intentarlo robar pero este la detuvo con sus poderes telepáticos.

Ororo decide dejar El Cairo cuando tenía 12 años, por lo que viajó a la República de Sur África, allí se unió a un nuevo grupo de ladrones dirigidos por el Maestro.

Pero sus días delictivos estaban por acabarse cuando un día al robar una cámara al mercenario americano deRuyter, quien se dio cuenta de que Ororo poseía poderes elementales, razón por la que intento capturarla.

A él se unió su hermano Andreas deRuyter, conocido como el Toro, juntos lograron capturarla, pero el Príncipe T’Challa (Pantera Negra) interfirió, permitiendo así que la joven sobreviviera a la aventura, en la que aprendió a dominar sus poderes a su voluntad.

A partir de allí, Ororo y T’Challa emprendieron el viaje juntos, pero al poco tiempo este reconoció entre la multitud a Klaw, el hombre que había matado a su padre, por lo que decidió abandonarla, a su juicio antes de estar con ella tenía que vengar la muerte su  progenitor.

Tiempo después los caminos de ambos se volvieron a cruzar en Kenia; tras un año de viaje llegó hasta las llanuras del Serengeti donde aprendió a controlar sus poderes, con lo que pudo ayudar a una tribu durante la época de sequías así que fue considerada una diosa.

Durante ese periodo se enfrentó a un albino de gran poder llamado Diluvio, en esa pelea contó con la ayuda de los X-Men originales.

Los X-Men

Tormenta estuvo en África hasta que el Profesor-X le pidió ayuda para que salvara a los X-Men de las garras de Krakoa, la Isla Viviente.

Al finalizar el combate decidió quedarse como miembro activo de este grupo de mutantes, allí fue perfeccionando sus poderes y estuvo bajo el liderazgo de Cíclope (Scott Summersse).

Aunque eso no fue por mucho, porque luego de la muerte de Fénix, a quienes todos consideraban Jean Grey, el estado mental de Cíclope estuvo resentido perdiendo así su capacidad para liderar, pero la situación no era aceptada por él, por lo que Tormenta decidió retarlo a combate singular, resultando ganadora ella, así que Summersse dejó el grupo y ella paso a asumir el mando de los X-Men.

Estuvo con ellos por un tiempo, hasta que recibió el impacto de un rayo inhibidor de poderes creado por Forja al interponerse entre Henry Gyrich y Rogue, lo que la desoriento y llevó a abandonar a los mutantes. Poco después conoció a Forja, sin saber que había sido él el creador del arma anuladora.

Ambos se enamoraron, pero la relación se vio comprometida cuando Tormenta descubrió la verdad, así que huyó de Nueva York, y estuvo por varias partes de Estados Unidos, llegando a enfrentarse a Comando Escarlata, Supersable y Muro de Piedra.

Pero al aparecer el Adversario, este la confinó a una dimensión alternativa junto a Forja, en la que ambos se reconciliaron y Forja construyó una nueva máquina para devolver los poderes a Ororo y poder regresar a su Tierra.

De esta forma se unieron a los X-Men en Dallas, donde estaban luchando contra el Adversario, viéndose obligados a sacrificarse para cerrar el portal creado por el demonio. Gracias a la intervención de Roma, resucitó junto al resto de los mutantes.

El mundo pensaba que estaban muertos, por lo que decidieron continuar con eso para poder moverse libremente, así que viajaron hasta Australia ocupando la base de los Cosechadores.

Luego se encontraron todos en Nueva York para afrentar el ataque de los demonios del Limbo. Aunque poco después, Nanny atacó la base de los X-Men, raptó a Ororo, pero lanzó un maniquí orgánico incandescente de forma que el resto de componentes pensaran que había muerto.

Le borró los recuerdos y la devolvió a la infancia con la intención de que se convirtiera en otro de sus Niños Perdidos, pero Ororo logró resistir en parte a las manipulaciones de Nanny y huyó.

Sola, devuelta a la pubertad y sin memoria Ororo se encontraba en las calles de El Cairo de Illynois, donde volvió hacer lo mismo de su infancia, robar.

En ese proceso tuvo un enfrentamiento fortuito contra el Rey Sombra quien le devolvió parte de la memoria conoció a Gambito, los dos formaron una pareja de ladronzuelos hasta que Ororo recuperó por completo su memoria al regresar a la nave de Nanny.

Así que volvió con la X-Men, y en medio del Proyecto: Exterminio, en la que recuperó su cuerpo adulto al ser transformada falsamente en el Mutado 20.

Tormenta volvió a asumir el mando de los X-Men, que se dividió en dos grupos liderando ella el Equipo Azul. Y su relación con Forja no prosperó, ya que él se marchó del grupo al creer que no podría convencerla para que dejara su vida como miembro de los mutantes y casarse así con él.

Ororo continuó liderando el grupo, en ocasiones junto a Cíclope. El ingreso de Médula supuso un punto de tensión entre ella y la nueva miembro, porque la primera estaba cargada de odio y agresividad.

Finalmente Médula se reformó, aunque terminó abandonando el grupo, y también lo hizo la propia Tormenta.

Pero esta historia no termina aquí, Tormenta continuó con los mutantes pero con un grupo muy diferente, lo que te explicaremos en una segunda parte.

Referencia