Piñata, colorida diversión que evoca un pasado religioso

Puede representar a personajes de la vida real en forma de sátira para que sean apaleados por los niños o adultos en las celebraciones

Foto de Pixabay

EnEspañol24.com- Uno de los elementos indispensables en la mayoría de las fiestas de cumpleaños latinoamericanas es la piñata, cuyo uso, también, se extiende a España y diferentes partes de Europa.

La definición que otorga la Real Academia Española al objeto es el de “vasija de barro, llena de dulces, que en el baile de máscaras del primer domingo de Cuaresma suele colgarse del techo para que algunos de los concurrentes, con los ojos vendados, procuren romperla de un palo o bastonazo, y, por extensión, la que se pone en una fiesta familiar, de cumpleaños o infantil”.

Este doble uso que ofrece la acepción de la RAE se refiere a la utilidad con la que fue utilizada en los siglos XIII y XIV en Italia, para conmemorar la fiesta de la cuaresma católica. De allí pasó a varias regiones españolas que adoptaron la tradición, y en la época del descubrimiento y conquista fue difundida en los territorios de las Indias.

La piñata puede representar a personajes de la vida real en forma de sátira para que sean apaleados por los niños o adultos en las celebraciones, así como a figuras ficticias relacionadas con los gustos personales de quien la construye o del grupo a la que será obsequiada.  

Origen

Aunque existen discrepancias sobre el origen de la piñata la historia más difundida sitúa su elaboración en China, donde fue descubierta por el viajero italiano Marco Polo en uno de sus tantos viajes por la ruta de seda. En la nación asiática se usaba como un elemento decorativo en las celebraciones de año nuevo, por lo que tenía figuras de animales según el que tocara en el año. De China pasó a Italia, país que la insertó en las festividades de Cuaresma de la iglesia católica.

Se cree que fueron monjes quienes la llevaron hasta algunas regiones al sur de España para ser adoptada en las mismas liturgias religiosas. Posteriormente, con el proceso de evangelización de las Indias en el nuevo mundo, los mismos sacerdotes la usaron para sincretizar algunas tradiciones indígenas en la conquista de México. En este territorio existió una celebración de los aztecas en honor al dios Huitzilopochtli, esta trataba sobre una olla de barro rellena con frutas y verduras de la temporada, la cual era reventada con palos.

En la región del mundo, especialmente en México, fue donde la piñata cogió otros significados. Especialmente la que se construyen como estrellas de siete picos. Sobre esto, la página oficial de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural mexicano sostiene que las piñatas llegaron hace más de 400 años el país.

“Las más clásicas son en forma de flores, barcos y estrellas, aunque se dice que la piñata debe ser en forma de estrella con siete picos, cada pico simboliza un pecado capital, los dulces o frutas, que de ella salen al romperla, simbolizan las bendiciones que reciben todos aquellos que participan”, resaltan.

Pero como la diversión no tiene barreras y en los tiempos modernos la cultura trascendió a las fronteras, millones de latinoamericanos adoptaron la costumbre de romper piñatas elaboradas de cartón, en las fiestas de cumpleaños de los más pequeños; incluso en las celebraciones de los adultos es concurrido ver los objetos colgando en las salas principales esperando que sea apaleada por una muchedumbre extasiada de festividad y caramelos.

Referencias