Prisión en España para un capo italiano que fue liberado por error en 2020

 Un juez español ordenó este jueves prisión provisional para un presunto capo de la mafia italiana, tras ser detenido de nuevo después de haber estado desde octubre de 2020 fugado de la Justicia al haber sido liberado por un error.

Según informaron a Efe fuentes jurídicas españolas, el juez de la Audiencia Nacional de España Joaquín Gadea decretó prisión provisional para Vittorio Raso, presunto capo de la organización criminal italiana ‘Ndrangueta, la mafia calabresa, que fue detenido esta semana en la provincia española de Barcelona y a quien este tribunal dejó libre en octubre de 2020 por un error.

La Policía Local de Castelldefels, una localidad de esta provincia, arrestó a Raso en virtud de una orden de busca y captura y, tras a pasar a disposición judicial, el magistrado acordó para él prisión provisional, comunicada y sin fianza.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional, tras oír su declaración, había solicitado al juez que le envíe a prisión mientras se tramita su entrega a Italia.

Raso fue detenido el 10 de octubre de 2020 en la ciudad de Barcelona y quedó libre tras pasar a disposición judicial, al estar en ese momento solo acusado de un delito de extorsión.

Sin embargo, a las dos horas de su liberación llegó al juzgado ante el que acababa de comparecer un atestado ampliatorio con nuevos delitos más graves por los que Italia pedía su entrega -pertenencia a organización criminal y tráfico de estupefacientes, además de extorsión-, pero ya había huido.

La Audiencia Nacional ordenó de nuevo su detención, que no fue posible hasta ahora.

La Policía Local de Castelldefels, en un control rutinario, paró a Raso, que llevaba documentación falsa, y al verificar sus huellas, aparecieron diversos requerimientos, según avanzó el diario español El País y confirmaron a Efe fuentes cercanas al caso.

El presunto capo, que cuando desapareció tenía 41 años, contaba supuestamente con cobertura de la ‘Ndrangheta al ser un importante miembro dentro de su estructura, ya que se cree que ocupaba el cargo de “Vangelo”, figura destacada dentro de la organización calabresa que desarrolla principalmente su actividad criminal a través del tráfico de drogas y armas.

La investigación comenzó en octubre de 2018, después de que agentes de la Policía española especializados en la localización de fugitivos tuvieron conocimiento, en colaboración con autoridades de Italia, de que un italiano reclamado por ese país podría ocultarse en la provincia española de Málaga.

Tras diferentes pesquisas, los agentes constataron que el fugitivo, que disponía de una gran cobertura por parte de la ‘Ndrangheta, había huido de Málaga para asentarse en Barcelona.

En julio de 2020 los agentes concluyeron que podría intentar salir en barco de Barcelona a Brasil y que un camión podría traer documentación falsa para él, así como una gran cantidad de dinero en efectivo.

El fugitivo fue detenido en Barcelona, para después quedar en libertad por error.

Los motivos por los que se había emitido una orden europea de detención y entrega se remontan a 2016, cuando el ahora detenido, formando parte de la ‘Ndrangheta, se dedicaba presuntamente a extorsionar a las víctimas mediante amenazas y violencia, para cobrar un interés del 10 por ciento mensual a personas a las que la organización había prestado previamente una suma de dinero que solía oscilar entre 40.000 y 50.000 euros. EFE