Prostitución: Un servicio histórico que se adapta a los tiempos actuales

El auge de Internet se presta para reinventarse y adoptar otras formas para ofrecer a los clientes mayores opciones a la hora del servicio sexual

Foto de Pixabay

El auge de Internet se presta para reinventarse y adoptar otras formas para ofrecer a los clientes mayores opciones a la hora del servicio sexual

EnEspañol24.com.- La prostitución desde sus comienzos se ha ejercido a nivel mundial en sitios destinados exclusivamente a esta práctica, llamados ‘burdeles’ donde asisten hombres y mujeres de acuerdo a la orientación del lugar, con habitaciones privadas donde se atiende a los clientes. Sin embargo, también se puede observar a diferentes calles del mundo, clubes y bares nocturnos.

En sus orígenes era un acto religioso, se llevaba a cabo en el templo de la Diosa el amor y el dinero colectado ingresaba a las arcas del templo. Las hieródulas de Amaitis en Armenia, de Afrodita en Corinto y las bailarinas religiosas agregadas a los templos de la India, fueron las primeras prostitutas, que se conocieron bajo el nombre de bayaderas.

Con el pasar de los años, los métodos para ofrecer los servicios se han expandido a las cabinas de teléfonos públicos, anuncios en prensa, en televisión y sin dejar a un lado las publicaciones en Internet, llevando su trabajo a domicilio en hoteles- De ahí se desglosan diferentes tipos de prostitución.

La definición de prostitución es el acto de participar en actividades sexuales a cambio de dinero principalmente. Mayormente es femenina, aunque hay hombres que también la practican, por lo que puede ser tanto homosexual como heterosexual, en el caso que sea una mujer se denomina ‘prostituta’, en cas contrario se llama ‘prostituto’.

La prostitución se basa principalmente en ofrecer placer sexual a cambio de intereses económicos, sin incluir algún tipo de relación afectiva. A la fecha es legal en muchos países, pese a que se le relaciona con marginalidad o delincuencia, pues también muchas mujeres y niños son explotados sexualmente por bandas organizadas.

En estos casos puede tornar como un mundo cruel, donde la violencia y falta de consideración por la condición humana dejan consecuencias como el abandono y la postración de las vidas de los afectados, soportando humillaciones, además de ser descalificadas por la sociedad, quienes consideran la actitud de estas como irresponsable.

Desde sus comienzos han existidos diferentes formas de prostitución, algunas se han actualizado y ensamblado para adaptarse a la era moderna. Se pueden enumerar desde la prostitución callejera hasta las llamadas “Call Girl”, pasando por la prostitución masculina.

En el caso de la prostitución callejera se ejerce con prendas provocativas, ajustadas al cuerpo y que dejan poco a la imaginación y pueden ser vistas en lugares públicos como esquinas, plazas, parques, calles y avenidas, donde esperan a los clientes para ser llevadas a cualquier lugar y proceder con sus servicios, o bien puede ser en el vehículo del cliente.

También se habla de las Party Girls o ‘Scorts’, son aquellos que ofrecen sus servicios en un lugar o evento determinado, donde se presume de una relación sentimental y posteriormente ofrecen el servicio sexual. En este caso son de categoría más alta y por lo general son contactadas por compañías que ofrecen el servicio, y la hospitalidad que ofrecen es mayor y más cortés cuando los prestadores de servicio no visten como profesional.

Prostitución masculina es otra de las categorías, considerados prostitutos o ‘gigolós’, son menos vistos, aunque generalmente les brindan sus servicios a otros hombres, o a mujeres, pero en menos cantidad. En este caso no les ofrecen sexo a ambos, sin embargo, no es una excepción, puesto que también dependerá del dinero.

Los establecimientos juegan un papel fundamental a la hora de mantener la higiene u ofrecer un ambiente adecuado para el desempeño de esta profesión. En algunos de los casos, el cliente debe pagar “una multa” para que la mujer se vaya con él, puesto que al llevarse a la chica quedan menos prestadoras de servicio en el local y este pierde atractiva.

En la actualidad no hay que dejar de lado las redes sociales, estas no escapan de ser usadas para promover los servicios de prostitución. Se les conoce como “sugar dating” y el contacto se desarrolla por aplicaciones legales y la propuesta es un intercambio de beneficios con encuentros que se desarrollan en medio de una aparente situación de normalidad, aunque con dos grandes diferencias, la edad y la cuenta bancaria.

Estudios pagados, regalos caros o entretenimiento de lujo para los “sugar babies” son lo que pueden obtener ligado a la compañía de cuerpos esbeltos y jóvenes para hombres maduros, descritos como “sugar daddies”, y en el caso de las mujeres “sugar mommies”.

No obstante, todas estas no dejan de ser un símbolo de desigualdad social y de los caminos que muchos de estos jóvenes que deciden iniciarse en ese mundo o se sienten forzados a tomar es por intereses para salir adelante, lo mismo que se hace desde los comienzos de la prostitución.