¿Qué sucedió con Anastasia Romanov?

Por años se pensó que Anastasia fue la única sobreviviente de los Romanov tras la matanza de Ekaterimburgo

Foto referencia / Khronos Historia

EnEspañol24.com- Anastasia Romanov fue una princesa de origen ruso asesinada por los llamados revolucionarios bolcheviques un año después de la Revolución de Octubre; alrededor de su muerte se tejieron varias historias fantásticas e incluso una impostora juró hasta el día de su muerte ser la última de los Romanov, pero ¿qué sucedió realmente con la hija menor del Zar Nicolás II y la zarina Alejandra, y cuánto de realidad tienen las fábulas llevadas incluso al cine sobre el destino de Anastasia?

Es preciso revisar la historia para recordar que Anastasia Fiódorovna Romanov era la cuarta descendiente de Nicolás Romanov y Alejandra Fiódorovna, nació en junio de 1901 en San Petersburgo, antigua capital del imperio. Allí vivió y compartió su niñez con sus tres hermanas mayores: Olga, Tatiana, María y su pequeño hermano, y heredero al trono, el zarévich Alekséi. Personas cercanas a la familia resaltaban que eran muy unidos y que los padres, a pesar de sus responsabilidades como zares, compartían mucho tiempo con los pequeños.

Desde principios del siglo XX el poder y la capacidad de mando del Zar Nicolás fue puesta a prueba, diferentes guerras perdidas y una crisis económica y social en la que estaba sumergida el pueblo llevó a sentimientos revolucionarios que él mismo llegó a negar al mantener la concepción errada de que la gente lo “amaba”; hasta que estalló la llamada Revolución de Octubre de 1917, la cual lo obligó a abdicar al trono solo un mes después, dejando los designios de su familia en manos de los bolcheviques, quienes los trasladaron a diferentes casas y refugios por el temor de que se escapasen o fueron rescatados por las fuerzas del Ejército Blanco contrarrevolucionario.

Es así como llegaron a la ciudad de Ekaterimburgo, en los montes Urales, a la última morada de la familia real denominada como Ipatiev. En este lugar tenían vigilancia constante, muy parecido a un régimen actual de casa por cárcel. El hogar era rodeado por soldados del Ejército Rojo día y noche, quienes levantaron una cerca de madera alrededor que no los dejaba ver las copas de los árboles. Ante el rumor creciente de que serían rescatados, fue dada la orden para ejecutarlos. Anastasia, su familia y cuatro de sus sirvientes fueron asesinados y con cientos de disparos en julio de 1918.

Leyenda sobre la princesa

Por años se pensó que Anastasia fue la única sobreviviente de los Romanov tras la matanza de Ekaterimburgo, este mito se aumentó con los numerosos reportes de amigos y algunos cortesanos que aseguraron verla en distintos lugares de Europa e incluso en Estados Unidos.

Varias mujeres aseguraron ser Anastasia, y armaban historias sobre cómo lograron escapar de sus captores o el día en que los verdugos fueron por ellos para asesinarlos. El relato más famoso fue el de Anna Anderson, el cual inspiró el famoso animado cinematográfico de Disney.

Anna Anderson

Esta mujer intentó quitarse la vida en Alemania al sumergirse en un lago, pero fue rescatada por un sargento de la policía e internada en un centro psiquiátrico, con el tiempo reveló que ella era la gran duquesa Anastasia. Aunque no hablaba ruso, pero si entendía el idioma. Algunos médicos explicaron que esto era producto del trauma vivido tras el asesinato de la familia, dando fuerza a su historia.

Contó que pudo escapar gracias a un soldado que la rescató justo antes del asesinato, y con el que había desarrollado una relación amorosa, pero este personaje fue asesinado con el tiempo en Alemania. Conocía muchas historias familiares y algunas personas que conocieron a los Romanov en vida se acercaron a ella y aseguraban que era su viva imagen, por lo que la apoyaron en su intento de recuperar la fortuna a la que tenía derecho.

Al no tener éxito se mudó a Estados Unidos donde murió en 1984, pero admitiendo siempre que era la auténtica heredera de la dinastía Romanov. Aunque en 1991 investigadores tomaron muestras genéticas de Anna Anderson y lo compararon con el de la familia, descubriendo que no coincidían, además, con el tiempo se descubrió que era una mujer con desequilibrio mental de origen prusiano, actual Polonia.

En 2007 fueron hallados los cuerpos restantes de la familia Romanov en una fosa común cerca de la casa de Ekaterimburgo en la que fueron asesinados, entre ellos, los restos del zarévich Aleksei y de la propia Anastasia. Las pruebas de ADN confirmaron que los restos encontrados eran de los siete miembros de la familia Romanov y demostraron que ninguno de las hijas y el hijo del zar habían sobrevivido.

Referencias