Rembrandt van Rijn, destacado maestro de la pintura que acabó en la bancarrota

Desde 1656 comenzó su decadencia económica, pese a ello su obra sobrevivió en el tiempo como uno de los neerlandeses más destacados en las artes pictóricas

Imagen de Positive_Images en Pixabay

EnEspañol24.com- Uno de los maestros de la pintura más destacados de los Países Bajos fue Rembrandt Harmenszoon van Rijn, recordado por sus obras en las que usó la luz y la sombra para resaltar la atención en los sucesos o figuras dentro del cuadro.

Nació en la ciudad neerlandesa de Leiden, en el seno de una familia acomodada a principios del siglo XVII. A temprana edad fue aprendiz durante tres años en el taller del pintor Jacob van Swanenburgh. También tuvo una pasantía de seis meses con Pieter Lastman, quien incentivó sus ganas de dedicarse a la pintura.

Inicios

A la edad de 18 años Rembrandt abrió un estudio en Leiden, en su ciudad natal conoció a un importante físico y matemático holandés que lo recomendó en la Corte de La Haya cerca de 1629. Con un notable trabajo y cada vez mejor remunerado, decidió abrirse camino en Ámsterdam en 1631, donde conoció a Saskia van Uylenborch con quien contrajo matrimonio en 1634.

El tiempo que Rembrandt pasó en Ámsterdam tuvo una vida de hombre acaudalado, en principio por los buenos contratos que hizo con el príncipe Frederik Hendrik hasta 1646, así como por sus destacados trabajos como retratista profesional.

Pero el dinero fue agotándose de a poco, sobre todo porque Rembrandt vivió más allá de sus posibilidades económicas. Varias de sus biografías señalan que era un asiduo comprador de obras de arte,  grabados y objetos antiguos del lejano oriente. Por ello llegó a un acuerdo comercial en 1656 para evitar la bancarrota, por lo que vendió la mayoría de sus pertenencias y colecciones privadas.

Decadencia

Aunque la venta no rindió los frutos que él esperaba, ya que las ganacias obtenidas estaban por debajo de sus expectativas, obligándolo a vender su casa y una pequeña imprenta, para mudarse a un alojamiento más modesto en el Rozengracht del barrio judío en 1660.

A partir de ese momento comenzó un período de decadencia en lo personal, económico y profesional. Para 1661 fue contratado para decorar con sus pinturas la sede de un ayuntamiento, para el que presentó la obra “La conspiración de Claudius Civilis”. Pero fue rechazado y rescindido el contrato. Al final de su vida se sumergió en deudas, la muerte de su esposa Saskia en 1642 lo dejó afligido de por vida, incluso una amante que tuvo en sus últimos años, Hendrickje Stoffels, murió en 1663 junto con su pequeño hijo varón. Finalmente, el pintor neerlandés dio su último suspiro en 1669, completamente arruinado.

 Estilo

Admirado por el resto de los siglos por ser uno de los primeros que usó la luz y la sombra para atraer la atención a captar la atención en sucesos, figuras o personajes dentro de sus cuadros.

Desde el comienzo pintó escenas bíblicas y mitológicas en alto contraste y de gran tamaño como “El cegamiento de Sansón y “El festín de Baltasar”, con una clara tendencia al estilo barroco de Rubens, aunque con una acentuada creatividad.

“La ronda de noche” es una de sus obras más famosas, a pesar que fue recortada en los bordes para que entrara en un vestíbulo de un ayuntamiento holandés. Rembrandt concluyó 300 pinturas, 300 grabados y más de 2.000 dibujos.

Al final de su vida se dedicó caso exclusivamente a pintar autorretratos reflexivos, así como imágenes de hombres y mujeres en movimiento, entre las que resalta “La Novia judía”.

Referencias